jueves, 9 de abril de 2020

El asedio (XXII)

Hay sensaciones en la vida a las que no podemos poner nombre.

Yo al menos no sabría, ni aunque lo intentara cada segundo del tiempo que aún me quede.

Y sin embargo, mientras ese fulgor indescriptible nos inunda, es como si por fin comprendiésemos algo más allá.

Infinitamente lejos.

Algunos lo llamarán conciencia. Otros, espíritu o alma. Qué más da.

Hay sensaciones en la vida, al escuchar las palabras Kommt, ihr Töchter, que significan el principio de un nuevo ser.

Efímero y eterno.

Hasta que el último aliento de Wir setzen uns mit Tränen nieder nos devuelve a nosotros mismos.

Suavemente.

Voces que no se borran…

Hay sensaciones en la vida que solo tenemos con la Pasión según san Mateo de Bach.



1 comentario:

Alfonso dijo...

Totalmente de acuerdo. No hay mejor música para el espíritu. Escucho esta obra con frecuencia y he tenido la suerte de oírla en directo con todos sus coros en un par de ocasiones. Un abrazo.