viernes, 27 de abril de 2018

De finde (III)

Esta noche hay concierto. ¿De algún grupo famoso?

¿En el olimpo?

¿Con miles de seguidores?

Pues no. Todavía.

A ver, en esto de la música están los consagrados, los profesionales, los diletantes... Pero todos con algo en común.

Un buen día llegaron a la conclusión de que la música mola.

¡Mooooooolaaaaaaaa!

Y no solo escucharla, sino crearla.

Así que todos vivieron un comienzo.

Como los alumnos de la escuela de rock 21st Century Music, que de vez en cuando hacen jam sessions en directo con sus profes.

¿Y quién va siempre que puede a escucharlos y a pasarlo bien gracias a ellos? ¿Eh? ¿Quién?

Ya digo, esta noche hay concierto.



lunes, 23 de abril de 2018

Brevísima y elogiosa nota sobre… (XV)

Hoy, 23 de abril, Día del Libro, expongo, timbro y rubrico que el siguiente título es uno de los más interesantes que he tenido la fortuna de leer últimamente.

Uno cuya razón para haber sido escrito no es otra que la sinrazón.
No es un delirio más o menos grave, sino un ataque en toda regla al núcleo más importante de nuestra garantía de ciudadanía, el Estado de Derecho. Con algo de paciencia y sentido del humor, se puede convivir mejor o peor con los nacionalistas; pero con los separatistas no hay más arreglo posible que obligarles a renunciar a sus propósitos.
El filósofo Fernando Savater reúne varios artículos periodísticos y los pone nombre: Contra el separatismo. Y tras el nombre, pone los puntos sobre las íes.

El resultado es un panfleto, como él mismo lo define, que no contiene palabras amables, ni siquiera tibias, sino todo lo contrario.

Combativo en defensa de la libertad. Que mueve al compromiso. Sin miedo.

Y cuyas reflexiones éticas hago mías desde la primera hasta la última letra.


jueves, 19 de abril de 2018

Brevísima y elogiosa nota sobre… (XIV)

Cada uno entenderá lo de "bueno" a su manera, pero me atrevería a resumir que el secreto de un buen libro está en el qué y en el cómo.

Primero la inspiración, ese misterio que hace surgir una historia de la nada.

Segundo, la forma de "juntar las palabras" para darle vida.

Y ya que La hembra de nuestra especie nos ofrece un qué subyugante y un cómo extraordinario, justifica el puesto de Joyce Carol Oates en lo alto de un podio.

Calidad presente en cada relato de los nueve que componen un volumen dominado por personajes femeninos. Con sus iras, sus miedos y sus pasiones, luces y tinieblas del alma humana.

Con tensiones no resueltas para mantener nuestra lectura en vilo y una prosa de acero envuelto en seda, precisa y rica al mismo tiempo.

Lo que yo llamo un buen libro.


lunes, 16 de abril de 2018

De finde (II)

Me gusta el comienzo y también el último acto. En la escena de la masque, sin embargo, me distraigo.

En fin, Britten siempre es bienvenido. Aplausos y bravos a Gloriana.

Me gusta el atún en el restaurante. Sé que no debería, que es una especie amenazada.

Mi cuota de culpa con el planeta.

Me gusta la charla durante la cena. Másteres y no másteres... Credibilidad. Dimisiones y no dimisiones.

El mensaje de que no importan el esfuerzo ni el conocimiento, de que se pueden cambiar por favores y dinero.

Me gusta volver a casa caminando de madrugada. Cruzar la ciudad dormida. Adivinar que tiene un corazón y que, por una vez, palpita sosegado.

Y sobre todo, sobre todo...

Me gusta que luego no suene el despertador.



jueves, 12 de abril de 2018

A la escucha (IX)

Se abre el telón y aparecen unas guitarras.

Gloriosas.

Y unos bajos.

Increíbles.

Y también baterías.

Memorables.

Y para completar, teclados y voz.

Apabullantes.

El protagonista del pelo largo es Uli Jon Roth. El barbudo, John Petrucci.

El de las gafas de sol, Satriani.

Te quedas sin adjetivos.

Joe Satriani.

Se cierra el telón.

Sales del WiZink Center y no paras de mover la cabeza. La música que aún circula por tu cuerpo no te deja hacer otra cosa.

¿Cómo se llama la película?



lunes, 9 de abril de 2018

Nuestro mundo (XI)

Tiempos curiosos, estos.

Tiempos en que los nazionalistas, para insultar a quienes defienden la Constitución y el Estado de Derecho, los llaman "fascistas".

Hablan de "presos políticos".

Y pretenden arrogarse la virtud democrática que desean precisamente destruir.

No queda ya nada que nos sorprenda, de acuerdo, pero vaya...

Vaya...

Esto significa, en fin, dos cosas.

Que entienden el valor de las palabras, la forja que una semilla dejada caer puede crear en los espíritus.

Y que no les importa pervertir su significado. Emponzoñarlo, a ver si consiguen confundir la memoria.

Qué poso de negrura en el corazón.



miércoles, 4 de abril de 2018

A la escucha (VIII)

Ñieeeeeeeeeeeeeeee, ñieeeeeeeeeeee, ñieeeeeeeeeeeee...

Mantengo las manos entrelazadas, en apariencia beatífica.

Pero la verdad es que el ruidito resulta...

Ñieeeeeeeeeeeeeeee, ñieeeeeeeeeeee, ñieeeeeeeeeeeee...


Perturbador.

Crispante.

Ñieeeeeeeeeeeeeeee, ñieeeeeeeeeeee, ñieeeeeeeeeeeee...

¡Aaaaah!, tengo que hacer algo para solucionarlo.

Y así, durante el resto de la sesión, recreo en mi interior la 1ª Sinfonía de Prokofiev.

Tan tarariro tiroriro tarariro tiroran.

Bueno, mucho mejor, dónde va a parar. Mi respiración vuelve a acompasarse.

No iba a dejar que el dentista me pusiera así de los nervios, ¿no?



domingo, 1 de abril de 2018

A la escucha (VII)

Nadie se movía.

Todos queríamos otra.

Por fin, una voz pidió:

«¡Quién fuera!»

Y la respuesta de Silvio fue:

«Quién se acordara...»