martes, 3 de marzo de 2015

A modo de diario

El vodka polaco brilla bajo la lámpara. Negro. Ellos duermen. Yo, tú, él, ella, nosotros, nosotras, vosotros, vosotras, ellos, ellas. Hoy han cortado el agua. Me invento un chiste. No, fue ayer cuando cortaron el agua. La habitación está vacía. Abro cualquier libro, cualquier página, cualquier línea: todos los seres que se ha creído amar desaparecen del horizonte y de la memoria. Disciplina, autodominio, distancia.
La que esconde su belleza.
Una mattina.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 28 de febrero de 2015

Larga vida...

… y prosperidad.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 26 de febrero de 2015

26 de febrero del 15

Con la cabeza tan distraída que tengo, por si acaso me apunto aquí qué día es hoy. Ya tendré tiempo de borrarlo.




P.D.: Anda, ¿pues no había titulado esto 26 de febrero del 14? No, si lo que yo digo...
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 24 de febrero de 2015

Ikea

Yo quería una Billy, seguro. De eso me acuerdo.

Y ni siquiera una entera. Con algunas baldas de sesenta en haya, y si acaso un par más de ochenta, ya hubiera sido feliz. Por fin los cedés un poco menos apelotonados...


Entonces, ¿por qué estoy viendo de repente una Stenstorp blanca sobre la pared de mi cocina, llena de cajas de té y vasos sidreros? Antes no estaba.

Yo no sé cómo... Algo como que ya no fabrican de sesenta... ni en haya... y después todo es confuso. Sensación de buscar la salida decepcionado, un lapicero corto, un pasillo largo, una caja bajo el brazo, una taladradora, unos tacos, un destornillador... No sé.

En fin, un misterio. Mientras medito sobre ello voy a apoltronarme en mi cojín Malinda y a abrir una Spendrups, que es lo que mejor acompaña a los arenques en salsa de mostaza con knäckebröd para la merienda. Ah, y unas pepparkakor de esas de jengibre para postre.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 19 de febrero de 2015

Fantasía de invierno

Auaaaaaah.

Mmmm, ya empieza a salir el sol, habrá que levantarse a desayunar. Y vaya resaca, ¿dónde me quedé yo varado anoche?


Ah, ya me acuerdo, eché el ancla en zona azul. Bueno, espero que no pongan muchas multas por aquí, vamos a la despensa. Me apetece algo de piña, unos plátanos, zumo de guayaba…


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 13 de febrero de 2015

La nueva generación

Una vez captado el interés del auditorio, me aclaré la voz para darle un tono cálido y confiable, puse en orden el material de apoyo y…

Comencé.

Ajedrez, tema 1: movimientos de las piezas. Aperturas básicas: española, italiana, escocesa, gambito de rey, gambito de dama, defensa Philidor, siciliana, escandinava, Caro-Kann.

Mi auditorio de… digamos un par de personas, me miraba.

Y la que por edad más cosas sabía de la vida, decidió de repente introducir una innovación.

Yo la llamo contragambito Chupetov. Consiste en juntar todo lo que pilles en el centro del tablero, formando una masa sin distingos de color, tan racistas, ni fronteras de casillas, tan xenófobas. A continuación, que jueguen entre sí como les dé la gana; peones como sombrero de reyes, torres haciendo el pino, tú la llevas entre damas y alfiles…

Eh, sin reirse, que su inventora tiene tres años y ya va al cole. Y en su cole aprenden los números en inglés y hay una profesora que se llama Natalia y una sala mágica, que me lo ha contado.

El más joven, por su parte, desarrolló el que en adelante será mundialmente conocido como ataque del caballo único. Consiste en que el equino avance entre líneas él solito con el ímpetu de toda una horda de cosacos, machacando cualquier obstáculo que se interponga en su camino. Con orgullo de tío, me dieron ganas de exclamar ¡saporoski! al ver el resultado de esa variante.





Cuando se cansaron del ajedrez, pasamos al escondite. Tema 1: rincones y huecos más propicios…
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 9 de febrero de 2015

Dime algo en italiano

−Dime algo en italiano.

Y yo, que en mi tierna juventud era quizá un poco… ejem, despistadillo, respondí:

−¿En italiano? Bueno, hum, más se dice più, y, eh, pues... Ah, sí, pero no demasiado se dice ma non troppo. Como en andante ma non troppo, o allegro ma non troppo. Con moto, spianato, mezzoforte, sostenuto, cantabile...

Tuvieron que pasar años y alguna que otra película antes de que se me ocurriera que quizás la musical no fue la respuesta adecuada.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 5 de febrero de 2015

Matrix re-re-re-reloaded

Contaba en cierta ocasión cómo un (aparentemente) sencillo folleto comercial encubría en realidad un plan para estrenar jersey azul ajustado y darme un garbeo sideral en la Enterprise. Quien no se lo quiera creer, que no se lo crea.

Pero esto que me ocurrió hace unos días sí que admite pocas dudas, incluso para el más montaraz de los escépticos.

Me acercaba al semáforo que hay al final del campo de deportes. Caminaba a buen ritmo, intentando olvidar el frío.

Delante de mí, otro transeunte se paró en seco. Y cuando, escasos segundos más tarde, pasé a su lado, soltó con un acento extraño:

−Mucha suerte.

Como digo, el frío impulsaba mis pies con celeridad. Llegué al semáforo, crucé y sólo entonces arrugué un poco la frente, dubitativo. Mucha suerte. ¿Se había dirigido a mí?

Ya en la otra acera, miré hacia el camino por el que había venido. Vacío.

Nadie, excepto un grupo de chavales entusiastas que jugaban al futbito.

Volví la cabeza entonces hacia el lado contrario. Una chica que corría, un señor en bicicleta, una señora paseando al perro...

Avergonzado, como si estuviera actuando en una nueva versión de Matrix (esa peli donde los iniciados vuelan, saltan entre rascacielos y se esfuman por el cable del teléfono), me giré en redondo.

Ni rastro.

−Qué cosa tan rara −musité para mí−. Mucha suerte...

Porque, pensémoslo fríamente...

No recuerdo haber elegido ninguna píldora roja, ni mucho menos.

Vale que la Nabucodonosor tiene un pase. Aunque, por su pinta, debe de costar más darle un toque de fregona que a la Enterprise.

Y vale también que Trinity tiene otro pase. Quizá un punto por debajo de la cadete Uhura, pero vaya.

Ahora bien, ¿y la comida a bordo, alguien me avisó de la comida? Esas gachas proteínicas que parecen porridge regurgitado... Ah, no, ni pensarlo.

Así que, ni mucha suerte ni gaitas. Píldora azul hasta que la cocina mejore. Y la próxima vez que me mandéis un mensaje, no seáis tan crípticos, caramba.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 1 de febrero de 2015

Literatura

Visita rutinaria al quiosco del aeropuerto. Voy ojeando libros, revistas, titulares de prensa, haciendo tiempo hasta que salga el avión.

Y de repente, ahí está, en uno de los anaqueles.

Observo incrédulo la portada, una edición baratucha que parece imposible contenga la suprema sabiduría. La respuesta mística.

Y no me refiero a esa chorrada del sentido de la vida, el universo y todo lo demás. Esto va más allá, al meollo mismo del asunto.

Lo sostengo en la mano. En la mochila, el tomo de Platón que llevaba para el vuelo parece que no tuviera peso de repente. Se reconoce derrotado.

¿Lo compro? ¿Lo compro?

Ay, no me atrevo, su promesa de conocimiento infinito me paraliza hasta la inacción. Pero eso sí, tomo buena nota del título para el futuro, cuando mis emociones consigan asentarse:

El cuerpo perfecto en 4 horas. Una guía asombrosa para perder peso en poco tiempo, disfrutar al máximo del sexo y convertirse en un superhombre.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 28 de enero de 2015

Entonces va ella y me dice…

Entonces va ella y me dice:

–¿Tú eres del tipo empotrador?

La carcajada de mi otra amiga casi suena como una trompeta. Me siento confuso, intento masticar lentamente mientras busco en mi diccionario interno de profesiones. ¿Exactamente, eso que es lo que es...?

–Esta claro, ¿no? De los que llegan y empotran. ¡Raca!

Ya, clarísimo. Encofrador, alicatador, mozo de cuerda, ebanista... Empotrador, pues no sé..

–No, me parece que no –se responde ella misma.

Y pone un mohín reprobatorio.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...