lunes, 15 de enero de 2018

Pimiango (VII)

Clic.

Ah, las ignotas tierras masáis.

Ah, el sol abrazado a la sabana.

Ah, los leones bostezando bajo los baobabs.

Ah…, pero, pero... un momento.

Anda, masái, abre una sidrina.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 11 de enero de 2018

A modo de diario (IX)

Clic.

−¿Usted quién es? ¿Por qué lleva una cámara?
−Pues yo soy quien soy. Es que...
−¿No sabe que hay alerta? ¿Ni de los peligros del mundo? Las fotos resultan sospechosas.
−Pero el estanque... Los árboles... Bueno, ya me voy.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 7 de enero de 2018

Cuentos modernos

−A la cama.
−Nooooo.
−Venga, que es tarde y luego nos regaña papá.
−Tío...
−Dime.
−¿Hacemos una nave?
−Mañana, ahora a dormir.
Mmmmmm.
−¿Te cuento un cuento?
−Vale.
−A ver... ¿El de los tres cerditos?
−No, el de... el de... ¡Star Wars!

Y así es como empiezan, queridos niños, los cuentos modernos. Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 31 de diciembre de 2017

Feliz 2018

Pues fue… Echemos un vistazo… Sí, eso mismo, en 2008. El 31 de diciembre de 2008.

La primera vez que deseé por aquí un buen año.

Por desgracia, desde entonces no me he vuelto más listo, más alto, más guapo ni mejor contador de historias.

Pero sí mantengo la ilusión.

Quizá lo único que nos hace especiales en nuestro mundo azul.

Pensamos que habrá un mañana, que abriremos de nuevo los ojos y ese mundo estará ahí.

Bajo nuestros pies, orillándonos, con nosotros, dentro de nosotros.

Dándonos la vida.

La pura y simple alegría de vivir.

Así que dejemos de lado los problemas que no conseguimos solucionar, los sinsabores de ayer.

Imaginemos que ya es mañana.

Tendámosle la mano.

Y, ¿quién sabe?

Feliz 2018.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Antiguos recuerdos

Los ojos vagan por el cielo nocturno.

La memoria vaga entre sus sombras.

Busco un viejo cuaderno. Intento recordar.

Hogy hívnak?

La primera frase. "¿Cómo te llamas?"

Ah, el húngaro.

Recorro las páginas con asombro.

Armonía vocálica. Las vocales bajas o altas no se llevan bien.

Sin preposiciones. Todo se junta al final de la palabra.

Az iskolában, en la escuela. A könyvtárban, en la biblioteca. A buszmegallöban, en la parada de autobús. Vamos, que -ban o -ben para lugares cerrados.

Un momento, pero… ¿las paradas son lugares cerrados?

Cuestión de costumbres. A postan, en la oficina postal, sin la b. Espacio abierto. A piacon, en el mercado. O más gracioso aún: a vonaton, en el tren. También abierto. ¿Trenes descapotables?

En la tercera persona desaparece el verbo si implica existencia o cualidad. Nada de "Juan es alto y feo". János magas és csúnya, y para de contar, que bastante tiene Juan con lo suyo.

Két pék két szép képet kér. En indio: "dos panadero dos bonito cuadro quiere". Dos panaderos quieren dos bonitos cuadros. Como el número dos két ya implica plural, pék, panadero, se queda en singular. Y el verbo kér también, por lo de la concordancia. Vaaaaale.

Képet porque es el acusativo de kép. Vaaaaale.

Az asztal nagyobb a széknél. Otra vez en indio: "la mesa grande más la silla que". La mesa es más grande que la silla. ¡Nooo, no pongas el verbo "es"! ¡Tercera persona de existencia o cualidad!

Desvarío.

Nombres de comidas: lencseleves, sopa de lentejas. Töltött káposzta, col rellena. Máktorta, tarta de amapolas.

Eso de que no se usen kilos y gramos, sino kilos y decagramos…

Y que para decir que son las 11:52 resulte que pasan siete minutos de las doce menos cuarto, en lugar de faltar ocho para las doce...

Y muchas más cosas. Muchas.

Llego al final del cuaderno. Mi primer examen de comprensión lectora.

A Nagy csálad Pécsett lakik egy négyemeletes házban, a harmadik emeleten...

Lo cierro. Lo guardo. Tengo más cuadernos.

Los ojos siguen vagando por el cielo nocturno. El izquierdo me tiembla.

La memoria...




Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 23 de diciembre de 2017

Manifiesto cívico (V)

Me siento como un alemán de la época de Weimar. Con angustia vital.

¿Que los nazionalistas han perdido las elecciones? Cierto.

¿Que las han ganado? Cierto también.

¿Que podrán sostener su desafío? El pueblo ha hablado.

No nos pongamos un velo en los ojos. Están ahí y no van a desaparecer.

Ni nosotros tampoco, los que nos proclamamos abiertamente lealistas.

Punto muerto. ¿Y ahora? ¿Cómo convivimos?

¿Sería suficiente una reforma de la Constitución?

Si supiera responder que sí, desde luego iniciaría los mecanismos previstos.

Preguntaría a los ciudadanos qué desean. Cuál ha de ser nuestro sistema de gobierno.

Monarquía, república, presidencialismo, parlamentarismo, centralismo, federalismo, autonomismo, cantonalismo, chavismo, bananerismo, granliderismo...

Absolutamente todo.

Preguntaría si la Nación española debe seguir existiendo como la conocemos o refundarse sobre una base distinta.

Preguntaría, si Cataluña o cualquier otro territorio optan democráticamente por la independencia, el camino a seguir.

Preguntaría, si una parte de Cataluña o de cualquier otro territorio prefiere democráticamente la unión, qué hacer.

Es que tampoco tengo ni idea de dónde poner los límites: ¿por comunidad autónoma, por provincia, por municipio, por barrio..., por persona?

Así que, visto lo visto…

Que la fuerza nos acompañe.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 15 de diciembre de 2017

A la escucha (VI)

Disfruté no hace mucho en directo con The Electric Alley. Son de Cádiz.

Así que vamos a seguir escuchándolos. Y ya de paso, a recomendarlos por aquí.

¡Cómo tocan estos muchachos!


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 11 de diciembre de 2017

Pimiango (VI)

Fue poner la calza en tierra y enfilar para allá. Lo cuenta en sus crónicas Laurent Vital.

28 de septiembre de 1517: atiendan vuestras mercedes.

El emperador durmió en Pimiango.

En el mejor catre del palacio, según se llega por la carretera, pasando el arco.

Pero por entonces no habría carretera...

Pues camino de acémilas.

Y la verdad es que llamarlo palacio...

Bueno, el caso es que se estiró de gustirrinín al despertar.

Aunque eso Laurent no lo diga.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Manifiesto cívico (IV)

Es un día de fiesta, claro.

Pero no uno en el que quedarnos dormidos.

Porque la Constitución no es solo un texto encuadernado.

Algo que podamos sacar de un estante y volverlo a guardar.

Poner un ojo en tal o cual artículo, para luego olvidarnos del resto.

La Constitución es el alma de la res publica. Su hálito de vida.

El espejo de nuestras virtudes sociales.

Y, cierto, también de nuestros defectos. De lo que quisiéramos ser y quizá aún no acertamos.

En ella nos nombramos ciudadanos, no súbditos de los gobernantes.

Más allá de palabras poéticas, supone una gran diferencia. En derechos y en responsabilidades.

Por eso, este día, como el día de ayer, como el día de mañana, creo que nos merecemos decir bien alto…

¡Viva la Constitución Española!


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 4 de diciembre de 2017

Pimiango (V)

Definitivamente, antes había más ganadería en Pimiango.

Ahí están los dibujos de la cueva, para demostrarlo:

Ciervos, bisontes, mamuts...

Todo cachopos de buena calidad. Se los debieron de comer los paisanos.

Porque ya sólo quedan cuatro vacas.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...