martes, 17 de julio de 2018

Colores

No pasa un día sin que intente juntar todos los colores del mundo en una sola palabra.
Y susurrarla.
Pero no la encuentro.
Me siento por ello tan inútil…



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 10 de julio de 2018

Pimiango (X)

Las instalaciones olímpicas de Pimiango son:

El prau. Deportes de balón y triple salto de gamusinos.

El Patatal Stadium. O bolera.

La cuesta arriba desde el Regolgueru. Pruebas de ironman.

La plaza. Ciclismo y carreras de sacos por San Roque.

Después de la espicha, claro.

Una canasta de baloncesto. Solo para turistas.

Y el camino al Pico del Cañón. Por ahí vi alguna vez a los bueyes entrenando.

¿Cómo? ¿Que el arrastre de piedra por buey todavía no es olímpico?

Vaya, pues entonces hay una menos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 7 de julio de 2018

Nuestro mundo (XIII)

Hay miles de ellos, el enrejado está cubierto.

¿Por qué este, entonces, me atrae tanto?

¿Quiénes eran?

¿Quiénes son?

¿Qué historia querían contar?

Los trenes hacen retemblar el puente.

Aaron y Anna estuvieron aquí.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 2 de julio de 2018

Buen rollo

A poco que uno haya desplegado hoy los orejones por la calle, las palabras que más veces habrá escuchado serán rollo, penaltis y de Gea.

Rollo, en cualquiera de sus variantes: aburrido, tostón, muermo, peñazo…

Pero en fin, ea, ea, ya pasó. Otra vez vendrán mejor dadas.

Paz y amor.

Y buen rollo.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 29 de junio de 2018

Manifiesto cívico (VII)

La penúltima entrada en esta sección de manifiestos cívicos la cerré con unas palabras a modo de promesa:

Nunca vencerán.

Y me gustaría repetirlas todas las veces que sean necesarias, sin descanso.

Porque es obvio que, cualquiera que sea el color predominante de gobiernos y escaños parlamentarios, la legitimidad de sus acciones descansa en la soberanía del pueblo.

De TODO el pueblo, no de una fracción.

No puede llegar un representante exigiendo deshacerse de quienes no le hayan votado, de los pelirrojos, los que tengan nariz aguileña o los que no sepan hablar latín saltando a la comba. Aquellos, en fin, que en sus particulares delirios nazionalistas no le caigan bien o no los considere suficientemente "arios".

No tiene ese derecho.

Sabemos a quién describo, ¿verdad?

Y sabemos también lo que nos harían si bajásemos la cabeza, desesperanzados, llenos de hastío por sus planes y provocaciones.

Así que…

Nunca vencerán.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 25 de junio de 2018

De curso (II)

El profe dice: Ahora vais a hacer esto, esto y esto, y el resultado tiene que ser aquello. Empezad.

A los cinco minutos: ¿Cómo vamos?

A los diez minutos: Ya tendría que estar, ¿quiénes han terminado?

Y mis compañeros de curso levantan la mano: ¡Yo! ¡Yo! ¡Yo!

¿Y tú? El profe me mira, compasivo.

Eso me hace volver. Es que llevaba flipando diez minutos, la mirada perdida en algún punto de las estrellas lleno de colorines.

Había oído no sé qué de series de Fibonazzi, objetos booleanos, triángulos de Pascal, matrices cofenéticas, arrays multidimensionales y tal, y empecé a tener un viaje psicodélico, uuuuuuh...


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 21 de junio de 2018

De curso

Estaba perdido. No entendía lo que me preguntaban.

Ni tampoco ahora comprendo lo que respondí.

Marqué una casilla en contra de mis deseos.

Avergonzado, renegando de todos mis principios.

Porque, vamos a ver, que alguien me argumente...

¿Cuál es el problema de que los centroides de los clusters estén juntos? Si se gustan, oye, ¿a quién le va a molestar?

Pero me dio el pálpito de que había gato encerrado.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 19 de junio de 2018

Brevísima y elogiosa nota sobre… (XVIII)

Tengo que reconocerlo, aunque parezca paradójico: si algo tiene útil la ponzoña nazionalista, es haberme hecho descubrir últimamente unos cuantos libros de altura intelectual.

Por ejemplo, en mi imaginario yo tenía a Albert Boadella como un irreverente. Un autor que se vale de la sátira en sus obras, para desnudar miserias.

Pero aún me faltaba por agradecerle su nivel de compromiso con la verdad.

Por eso, su último libro casi ha hecho que me conmoviera. Estoy por promover una campaña de firmas para que se lea en todos los colegios, en cualquier asignatura que tenga algo que ver con la ética.

(Si es que todavía se siguen estudiando tales cosas en el colegio).

La cuestión, como decía, es que Boadella cuenta verdades. De esas bien gordas, de las que exclamas: ¡pero si la Tierra es redonda! Y sin embargo, hay quienes se inventan un mundo teocrático paralelo.

Una de las virtudes del texto consiste en que se trata de un testimonio de primera línea. El de alguien que ha tenido que exiliarse como adversario de los delirios supremacistas de una mitad de la sociedad catalana, que han desembocado en el intento de asalto a la soberanía democrática.

Otra, igual de importante, es su sello, el sentido del humor. La constatación de que podemos reírnos de todo ese absurdo sin dejar de combatirlo.

Y el tercer elogio es su convencimiento de que no es demasiado tarde, de que, aunque muchos habían permanecido en silencio por miedo a significarse contra la degradación, eso se ha acabado. Está claro lo que nos jugamos: su analogía con la toma del poder por los totalitarismos en la Europa del pasado siglo no puede ser más acertada.

En suma, un ensayo impecable, cuyo contenido llama a la puerta de la conciencia y del que no cambiaría su lectura por ninguna otra. Solo me queda una cosa más por expresar.

¡Viva Tabarnia!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 13 de junio de 2018

Resumen del día en la oficina (II)

Por la mañana, la oficina anduvo alborotada: grupos, conciliábulos, asambleas, reuniones de emergencia...

¿Pero tú crees...? ¿Entonces ya...? ¿Y ahora...?

Por la tarde, la oficina anduvo inquieta: cotilleos, sanedrines, discusiones, agitar de cabezas...

¿Pero tú crees...? ¿Entonces ya...? ¿Y ahora...?

Dejo a la perspicacia del lector adivinar cuándo hablaban de entrenadores y cuándo de ministros.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 10 de junio de 2018

Nuestro mundo (XII)

Hay por lo menos un par de cosas en nuestro mundo, que dices: bueno, son inmutables.

Tienen que pasar sí o sí.

Es de día, es de noche. Es de día, es de noche. Es de día, es de noche. De ese estilo.

Hasta que de repente… Lo inmutable se trunca. Una de las dos cosas deja de ocurrir.

No vas el último domingo a la Feria del Libro.

¡Toma ya! ¿Una señal? ¿Estará el universo en un tris de abocarse al caos?

Ah, pero afortunadamente, la existencia continúa. Todo parece en su sitio. Seguro que entonces la otra ha vuelto a escucharse por los altavoces.

«Les informamos de que Rafael Nadal ha ganado el trofeo de Roland Garros».



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...