martes, 18 de julio de 2017

A.

Esperé a que no hubiera nadie cerca y entonces me arrodillé.

Dicen los sabios que gran parte del universo es materia oscura.

No se sabe cómo describirla. Pero está ahí.

Recuerdo A. como un no lugar.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 10 de julio de 2017

Brevísima y elogiosa nota sobre… (II)

De repente, recién salido de la ducha, ¡plof!

El fin del mundo.

Que se va la luz, oye.

Y no entra por la ventana ni un mísero rayo de sol.

¿Qué hago?

A tientas, recupero las velas de adorno del salón.

Pero el fuego, je, el fuego… Va a haber que redescubrirlo.

Y es así como recuerdo ese interesante libro de Lewis Dartnell: Abrir en caso de apocalipsis.

Donde explican cómo los supervivientes podrían volver a empezar después, eso, de algún pifostio gordo: alimento, vestido, jabón, energía, transporte, medicina…

Por ejemplo, ¿a que nadie imaginaba que lo primero sería obtener carbonato cálcico, eh?

Un repaso por la historia de la ciencia y la invención muy ameno de leer. Por lo menos, cuando vuelva la luz.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 3 de julio de 2017

Crónica sabatina

Pues pensaba comentar lo mucho que me gustó la Madama Butterfly del sábado.

Mucho, mucho.

Pero en realidad lo que se me ha quedado en la retina vino más tarde, cuando quise volver a casa.

Ya me veía pillado en el centro hasta las luces del domingo. O el lunes, yo qué sé.

Por cualquier calle que tomara, las vallas me echaban para atrás, los guardias me decían que buen intento, majete, y los tsunamis humanos me arrastraban a la casilla de salida.

¿Cómo? ¿Coger el metro? Jua, jua, jua.

Y cuando conseguí enfilar en dirección contraria, porque ya me daba igual practicar un poco el maratón…

Un paisaje como el de Mad Max.

Como el de Terminator.

O un apocalipsis zombi.

Aquello no eran toneladas de basura, era lo siguiente en la escala métrica.

Y un ejército de camiones, tractores e infantería de trinchera con escobas avanzando difuminado entre ráfagas naranjas, tras las nubes de polvo.

En fin, que el sábado salió la leche de gente.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 26 de junio de 2017

Brevísima y elogiosa nota sobre…

Descubrir a un poeta.

Esa sensación…

Como cuando un niño adivina que unas figuritas negras forman palabras, y las palabras frases, y las frases ideas, y ese es el verdadero corazón del mundo.
eres como mirar al fuego
como arrendar mis rizos a la sal y la arena de mayo
como enterrar mi cuerpo entre tus manos
y beber, lento y largo, agua de madrugada.
Como leer a Patricia García-Rojo y su Amar es aquí.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 16 de junio de 2017

Duda existencial

Tengo una duda.
Una duda de esas que...

Paso por la mañana junto al estanque.
Busco con la mirada al pato.
Paso al mediodía junto al estanque.
Busco con la mirada al pato.
Paso por la tarde junto al estanque.
Busco con la mirada al pato.

El pato siempre está ahí.
¿Será entonces el mundo real?



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 12 de junio de 2017

La mejor

La historia de hoy comienza frente a un semáforo que se pone en rojo.

La niña llega y se para, parece más contenta que unas castañuelas. Toma un diploma de la mano de su madre y le da un beso.

−Ya ves, María, eres la mejor jugadora de la temporada.
−¿Pues sabes qué? Cuando me han dado el premio, Sergio ha protestado.
−¿Y eso?
−Ha dicho que yo era una chica.
−¡Anda!
−Cuánto machismo, ¿verdad, mamá?
−Sí, cielo, mucho. Pero nunca hay que rendirse. Tienes que luchar por todo lo que quieres, sin venirte abajo. Ahora te toca también en los estudios, ¿eh?

Sonríe con tono cómplice.

La historia de hoy finaliza frente a un semáfono que se pone en verde.

Aunque en realidad debería decir que continúa.




Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 5 de junio de 2017

Afónico

Que nadie me cree, oye.

Todo el día me he pasado intentando que surgieran de mí las palabras, que el don del verbo trajera la verdad a los escépticos.

Pero cada vez que abro la boca…

Nada. No hay manera.

Afónico. La garganta como papel de lija.

Así, ¿cómo convencer a la peña de que no, no vi el partido, y no, no me fui luego de juerga gritando por ahí?

Es que tenía entrada para El gallo de oro…



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 24 de mayo de 2017

Giselle

Ciudad de Antigua, Fonda de la Calle Real. Después de la gallina a la criolla, me tomo el café.

Ellos comen en la mesa de al lado.

−¿Te gusta una chica, José?
−Mmmmmm –el chaval murmura algo con la cabeza gacha.
−¡Ay, cuéntame, rey! ¿Cómo se llama?
−Mmmmmm –igual de ininteligible.
−¡Giselle, qué nombre taaaaan bonito! ¿Y está a tu nivel?
−Mmmmmm –yo sigo sin oírle, aunque ya se encarga la cuestionante de hacer vox populi el anhelo de su retoño.
−¿Sí? ¡Qué lindo, papito!

Papito, ni mu. Para mí que también se encoge un poco.

Y entonces…

Bueno, es que si en ese momento hubiera aparecido un tipo en la sala proclamando que era el tío abuelo de Giselle recién recuperado de un ataque de amnesia, o entrado a caballo por la ventana un compañero del cole de José para desafiarle por su amor, ya me hubiera quedado más tiempo para ver el culebrón entero.

Pero como no pasó nada de eso, pagué y me fui.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 16 de mayo de 2017

Estoy enfadado

–Tío...
– (.........)
–¿Juegas?
– (.........)
–¿Juegas?
–No, no juego, estoy enfadado. Mira cómo me has manchado el pantalón.

Se va a la cocina.

Vuelve. Pero, ¿qué es lo que trae?

Me coloca en la cabeza un colador.

–¿Juegas?

Miro de reojo mi yelmo de Mambrino.

Aguanta, venga, que tú puedes. Pon cara de palo, di que no.

–¡Aoooooor, soy un dragón que echa fuego y me voy a comer a este niño tan tiernecito, ñam ñam ñam!



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 8 de mayo de 2017

Bomarzo

El que sale delante de mí en el intermedio explota de improviso:

–¡Una basura!

Lo repite varias veces, todo indignado, agitando el puño inquisitorial:

–¡Una basura, una basura, una basura!

Justo en ese momento iba yo a comentarle al colega que viene conmigo:

–Vaya, ha estado bastante bien, ¿eh?

A la vuelta para el segundo acto, así a ojo, el treinta por ciento de las butacas ha desertado.

¿El libreto? ¿La música? ¿La escena? A saber.

Cuando acaba la obra, el setenta por ciento restante aplaudimos largo rato.

Y es que la ópera es como la política: alegrías, tristezas...


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...