martes, 6 de octubre de 2020

Pimiango (XIV)

Cuando abro la puerta de casa me lo encuentro, perfilado en el umbral, contra el sol del amanecer.

Lanzarote cierra los ojos.

Lleva una mancha roja en el pecho.

Porque en la noche moran espectros, pesadillas dispuestas a atravesar cualquier muro de piedra.

Los gatos de la Tabla Redonda las conocen bien.

Ellos protegen mi sueño.



No hay comentarios: