lunes, 11 de julio de 2011

El corazón de las tinieblas

¿Así que estás casualmente por el delta del Mekong y quieres dejarte caer por determinado punto más allá de, digamos, Chau Doc? Eso es cruzar la frontera, muchacho, mucho cine has visto tú. Pero bueno, como quieras, súbete a la lancha.

¿Vas buscando a alguien? ¿Al coronel Kurtz, quizás? Ya sabrás que está inspirado en un personaje de El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad. La has leído, ¿verdad?

Charlie Marlow rememora cuando, años atrás, pilotó un bote de vapor en las aguas del Congo. Su misión era remontar el río para encontrar al señor Kurtz, tratante de marfil. Las imágenes acuden vívidas a su mente, como si de nuevo se encontrara allí.

Kurtz... Personaje misterioso y admirado, nadie había conseguido antes unos resultados comerciales tan espectaculares. Y tampoco pregunta nadie de qué manera lo hace.

Una selva profunda y brutal se abre a proa y se cierra de nuevo nada más pasar. Van quedando atrás las factorías en las riberas, habitadas por colonos que deben enseñar a las hordas de nativos a abolir sus bárbaras costumbres.

Colonos que, según avanzan hacia el interior, muestran cada vez más signos de agotamiento. Físico y sobre todo... moral.

Y el nombre de Kurtz sigue creciendo, inmenso, como el de un dios esperándoles en su destino. Hasta que, una vez alcanzado, lo que encuentran allí es...


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario:

Miguel Baquero dijo...

¡El horror! ¡El horror!