domingo, 30 de agosto de 2009

Los orígenes

Me viene a las mientes que no conozco las crónicas familiares más allá de los abuelos. ¿De donde vendrá la prosapia de mi linaje, la hidalguía de mi estirpe, la nobleza de mi sangre? ¿O no tengo de eso? Nada, nada, no me puedo quedar con la duda, voy a ver qué encuentro en Internet sobre mis apellidos.

Veamos: aquí leo que el primero es de etimología prerromana, toma ya. Y sus primeras referencias modernas surgen en la Navarra de los siglos VIII-IX, de donde pasó a Asturias, León y Castilla, antes de desparramarse por todo el orbe. Pues me imagino a mi ancestro como un tipo con barba y bigotones, escaso conocimiento de los baños, polainas de piel de lobo y espadón en ristre. Le tiene el ojo echado a mi tataratataratatarabuela, una tal Cunigunda...

Para el segundo apellido, el heredado por vía materna, hay discusión sobre si es de origen catalán o gallego. Pero vamos, lo importante es la cota de armas con azur, sable y gules, que nadie piense que acabamos de bajarnos del árbol. Quien defiende la primera propuesta, la catalanidad, indica que uno de sus miembros recibió el título de ciudadano honrado en Gerona. Ese debía de ser el de mi familia, ese. Aunque a poco que su época se pareciera a la nuestra, darle tal premio debía de ser como motejarle de tonto del pueblo.

El tercero es interesantísimo. ¿Pues no dice, de acuerdo con ciertas versiones, que desciende de la realeza? De Alfonso IX de León, sin ir más lejos. Parece que no se llevaba bien con su primo, el rey de Castilla, y por eso no compareció en las Navas de Tolosa. Sin embargo, reconquistó Extremadura él solito (bueno, en realidad iba detrás de la hueste, que las armaduras pesan de lo lindo y cuesta mucho correr con ellas). ¿Será verdad que es antepasado mío? Estoy pensando en reclamar mis legítimos derechos, qué caramba.

Y por fin, el cuarto apellido es asturiano por arriba y por abajo, por delante y por detrás. Según un manuscrito, trescientos miembros de la familia estuvieron en Covadonga. Andarían en el pomar recogiendo manzanas y de repente vieron llegar a la morisma, a quienes sus costumbres no les permiten beber sidra ni catar el chorizo de jabalí. De manera que pensaron: hala, a la batalla, que tocaduras de gaita las justas.

Total, que si alguna vez llego a tener descendientes que continuaran la saga, que sepan que tienen que bañarse a menudo, porque ya no son los tiempos en que nació el primer apellido. Que no deben sablear nunca a nadie, para hacer honor al segundo. Que tengan en cuenta la opción de Urraca o Berenguela para nombrar a mi hipotética nieta, recordando al tercero. Y por el cuarto, ¡puxa Asturies!



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comentarios:

yoyoyo dijo...

de lo que se entera una en este blog.

TitoCarlos dijo...

Para bien o para mal, no es bueno escarbar; a no ser que antes te prometas aceptar lo que encuentres.
En la Villa de Vallecas, hace muuuchos años vivia un hombre rico en hermoso palacio, casado con una mujer que no daba hijos y no gozaba de buena salud, al contrario que la hermosa criada y ama de llaves, que era hermosa, sana y que le dio cinco hijos, uno de ellos mi padre (dep).
¡Y nos enteramos a su fallecimiento, último de su generación!
Mi familia es así: hicimos una fiesta y nos echamos unas risas inventando culebrones...

Un abrazo,

Luís dijo...

Amigo Mannelig, me dejas sin aliento. Acabo de regresar de unas relajadas vacaciones y me encuentro con esta historia de locos en la que haces un recorrido por la historia de tus apellidos al tiempo que nos das una vez más una lección de erudición histórica.
Bueno, en serio, me encanta tu prosa.
Saludos y PAZ