martes, 18 de mayo de 2021

Brevísima y elogiosa nota sobre… (LXXIII)

¡Por fin!

Por fin un libro de este ramo que me gustaría recomendar calurosamente.

Aunque, más que de un ramo, deberíamos aplicar la metáfora de todo un bosque. Una selva. Umbría, pantanosa, donde la luz se queda en las copas más altas y los senderos seguros son difíciles de encontrar.

La Economía.

Si bajamos los impuestos ocurrirán tales cosas, si subimos el salario mínimo tales otras. Si ponemos o quitamos aranceles…

Aquí tenemos una ciencia que parece moverse entre meandros especulativos.

Según quien cuente la historia, la misma medida tendrá unos efectos o no los tendrá. O estos serán positivos o negativos sobre el bienestar general. O lo ocurrido en el pasado podría no repetirse en las circunstancias del presente.

Hay que tener en cuenta que el homo oeconomicus no es un robot que siga un programa unívoco. La diversidad de los factores que modelan las decisiones ya resulta elevada para cada individuo, de manera que multipliquémosla para una sociedad entera.

Pues bien, el libro que tanto me ha gustado es Buena economía para tiempos difíciles, de Abhijit V. Banerjee y Esther Duflo.

Pareja de Premios Nobel y Premio Princesa de Asturias para Esther de propina.

En esta obra intentan explicar las diferencias entre el pensamiento polarizado, cerradamente ideológico, y el abierto a la experimentación.

Tampoco olvidan la autocrítica, la tendencia de los economistas mediáticos a la arrogancia, a hacer afirmaciones y −malas− predicciones con autoridad, entrando en el juego de los mensajes simplificados que quiere escuchar mucha gente.

Comienzan describiendo el mundo contemporáneo como un lugar en el que «el debate público entre la izquierda y la derecha se ha vuelto cada vez más un ruidoso intercambio de insultos».

Donde la labor de los científicos sociales consiste en «proporcionar hechos e interpretaciones de hechos con la esperanza de que puedan ayudar a mediar en esas divisiones, a que cada bando entienda lo que dice el otro, y de este modo llegar a un desacuerdo razonado, si no a un consenso».

Con tal objetivo, a lo largo de cada capítulo analizan temas del más alto interés: la inmigración, el comercio global, creencias versus preferencias, el significado del crecimiento, el cambio climático, el empleo en la edad de la tecnología, la distribución de la riqueza, el Gobierno, la renta básica universal…

Y lo hacen con numerosísimos e imaginativos ejemplos que incentivan a dejar atrás prejuicios, a «resistir la seducción de lo "obvio", ser escépticos con los milagros prometidos, cuestionar las evidencias, ser pacientes con la complejidad y honestos acerca de lo que sabemos y de lo que podemos saber».

Ojalá lo disfrutéis tanto como yo.



No hay comentarios: