martes, 24 de septiembre de 2019

Brevísima y perpleja nota sobre… (VII)

Hace meses escribí un apunte sobre otro título de Byung-Chul Han, Psicopolítica, y ya entonces manifesté ciertas reservas sobre la experiencia de lectura.

Al final lo clasifiqué como elogiable y me hice el propósito de seguir explorando la obra del autor. Quería formarme una idea más cabal de su pensamiento.

Pues me temo que La expulsión de lo distinto me ha dejado perplejo. No consigo cogerle el tranquillo a este hombre.

El mensaje de fondo vendría a ser la paradoja de que, en la era de la hiperconectividad, donde el intercambio de ideas es más factible que nunca, nos estamos volviendo todos más iguales. En el sentido negativo.

El concepto del "otro", un ser "misterioso" al que podemos desear o rechazar, con quien coincidir o ser divergentes, pero en fin, prestar interés como alguien diferente a nosotros mismos, va desapareciendo.

En su lugar, nos volvemos parte de una masa amorfa, la personalidad diluida en una corriente de dirección única. Nos autodestruimos como entes irrepetibles en un mundo donde la regla de oro es consumir, consumir, consumir…

Lo que los demás hagan o piensen, yo también. Triunfan las redes sociales donde la información resulta hueca, usadas para el monólogo en lugar del diálogo. La sociedad del "me gusta" irreflexivo asoma en todo su esplendor.

Hasta ahí, tal mensaje tiene un calado hondísimo. Invita a poner lo mejor de tu atención en cada párrafo, en cada línea del libro. Las expectativas sobre el desarrollo del tema suben como el magma.

Hasta que se enfrían, porque Han se pone a divagar de una manera que es cosa mala. Se va por las ramas.

O no sabe explicarse, o yo no le sé entender, o una mezcla de ambas causas. Debe de ser muy inteligente, pero como comunicador, la verdad…

El caso es el que mencionaba al principio: que me quedo con las ganas. Ojalá en el futuro pueda cambiar mi valoración a elogiosa, pero hasta entonces… Brevísima y perpleja nota, lo siento.



1 comentario:

Lo q Leo dijo...

Este libro lo venden como complejo y profundo
yo creo que en muchas partes de la obra
cae simplemente en el onanismo intelectual
osease pajas mentales.
La sociedad del cansancio es el libro más claro
de los que me he leido del autor
y el de El aroma del tiempo
me lo llevo terminando siete meses
y alterna periodos de lucidez con otros de neblina.

Otra cosa es el discurso antiliberal
que no digo que esté bien o mal
digo que tiene una ligazon ligera con el texto
y que lo mete traido por los pelos.

No obstante hay que leerlo
poque dice cosas sensatas
forzadamente complejas, pero sensatass.

Abrazos