lunes, 25 de marzo de 2019

De finde (VII)

La verdad es que tengo un vacío en la fonoteca. Ni un solo disco con música de Cavalli.

Aunque después de un finde en que por primera vez escucho algo suyo en el Real, creo que un disco no hubiera sido el formato adecuado para apreciar La Calisto en lo que merece.

Porque esta obra debe de ganar mucho en directo. Si solo se presta el oído a sus bellezas musicales por un altavoz, al cabo de un par de horas a lo mejor acaba resultando árida.

Pero cuando tienes delante a músicos, a actores, a artistas en una palabra, y todo transcurre de forma tan imaginativa en escena, comprendes mejor cómo se les ocurrió inventar lo de la ópera.

Júpiter empeñado en seducir a una ninfa. Diana y Endimión, que me gustas mucho pero es que soy una diosa casta. Calisto que descubre los placeres de complacer a Diana (que no es ella, ¿eh?, que es Júpiter disfrazado)…

Juno cabreada, Mercurio de aquí para allá, Pan celoso, Linfea, a quien no le importaría un affaire en su tiempo libre, un sátiro salido, fantásticas criaturas del bosque…

¿Cómo no me lo iba a pasar bien?


No hay comentarios: