miércoles, 30 de enero de 2019

Brevísima y perpleja nota sobre… (III)

Hala, tres de tres. Nueva lectura de enero, nueva entrada que va a parar al grupo de las tibias, las que reparten alegrías y tristezas por igual.

Y eso que en parte ha cumplido su objetivo, lo reconozco. El hombre anumérico, de John Allen Paulos, alerta con convicción de las consecuencias de vivir de espaldas a las matemáticas.

Suena a tópico, pero a menudo, para justificar una actitud escapista ante cualquier problema, decimos que somos "de ciencias" o "de letras". Como si entender el grado de fiabilidad de una encuesta tuviera que ser virtud de los primeros y escribir sin faltas de ortografía de los segundos.

Paulos ilustra con casos prácticos el rechazo popular a los números, el anumerismo, en un mundo que por el contrario rebosa de sus aplicaciones. Así, nuestra dejadez podría impedirnos discernir que, aunque un suceso A esté correlacionado con otro B, no significa que A sea la causa de B.

O que tomar una decisión A, porque de alguna forma nos la presenten con ropajes más atractivos, puede perjudicarnos probabilísticamente en comparación con la B.

O que, en la tesitura de elegir entre las candidaturas de A, B y C, según como se ordenen las preferencias al votar, podría resultar vencedora… la menos deseada.

En ese sentido, como decía, el autor se muestra convincente. La ignorancia matemática voluntaria, aun en personas de formación académica avanzada, nos hace más manipulables. Hay que intentar perder el miedo.

Vale, me apunto. El problema por el que me resisto a subirle la nota es que, ejemplo tras ejemplo tras ejemplo dando vueltas sobre los mismos temas, el libro llega a resultar… en una palabra: cansino.

Exceso de argumentación, qué paradoja. Cosquilleo de tentaciones para avanzar "en diagonal".

Pero a mí, ni caso, ¿eh? Ojalá continúe siendo el best-seller que se publicita, un clásico de la divulgación ciéntifica, y su éxito aproveche a los lectores.



No hay comentarios: