lunes, 1 de octubre de 2018

1 de octubre

Me dijeron que el famoso 1 de octubre los había convertido a la "causa" independentista, e iniciamos la discusión.

A mí, les expliqué, lo que hizo el infame 1 de octubre fue abrirme los ojos sobre el peligro que corrían las libertades constitucionales.

Intentaron argumentarme con los Borbones, el franquismo, la policía, los jueces y hasta con la ley d'Hondt.

Resultaba todo tan inconsistente, tan manipulado, tan fácil de rebatir...

La discusión llegó al punto previsible: querían separarse porque sí, porque les daba la gana. De hecho, "ya hacía tiempo que se habían ido".

Mi última palabra fue que, al igual que en los tiempos de nuestros abuelos hubo que luchar contra las ideas totalitarias, que era lo que ellos defendían, suponía mi deber ético como ciudadano continuar esa lucha.

Después de lo cual...

Nos fuimos a tomar unas cervezas juntos, porque aparte del gran abismo nos caíamos bien.

Qué curioso resulta eso de convivir.




No hay comentarios: