miércoles, 10 de julio de 2019

Brevísima y elogiosa nota sobre… (XXXIX)

Si hubiera leído Tres periodistas en la revolución de Asturias hace más tiempo, habría aprovechado para preguntarle a los abuelos. ¿Cómo lo recordarían ellos?

Porque a nosotros, el año 1934 nos parece otra época. Pero a quienes lo vivieron, la imagen de un acorazado bombardeando Gijón, o el casco urbano de Oviedo destruido por los mineros, debió de resultarles algo inimaginable.

La narración corre a cargo de Manuel Chaves Nogales, José Díaz Fernández y Josep Pla, cada uno con un estilo, en unas circunstancias y con un punto de vista propio.

Díaz elige el "reportaje novelado". Básicamente, consiste en utilizar técnicas de relato "basado en hechos reales".

En él expresa su simpatía por personajes comprometidos con el intento de golpe revolucionario, que pese a no contar con apoyos, continúan la lucha hasta el final.

Pla, por su parte, a través de crónicas publicadas en La Veu de Catalunya, contextualiza los hechos dentro de la política de la República. Intenta aclarar los antecedentes que movieron a los protagonistas.

Chaves, en fin, es un reportero "al pie de la noticia". Se mueve por la zona aún humeante, buscando testimonios de primera mano que le permitan exponer lo ocurrido en las páginas del diario Ahora: qué, quién, cómo, por qué…

Lectura muy instructiva para el conocimiento de nuestra historia en el siglo pasado.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

Lo q Leo dijo...

Por fiiiiin
uno que si que me he leido.
No soy objetivo, la escritura de Pla me entusiasma
estoy con cuaderno gris como deberes para este verano.

A Chaves lo habian puesto tan bien que se me cayó un poco, pero no renuncio a leerme los libros de viajes que me han contado que son muy buenos.

Al otro señor no lo conozco.

El libro me gustó bastante en el arrebato del año psado de tragarme toda la segunda republica desde distintos prismas.
Abraaaazos.

Mannelig dijo...

En realidad, puestos a confesar, imagina dónde descubrí que este libro existía y me apunté que yo también tenía que leerlo...

Gracias, gracias.