lunes, 13 de noviembre de 2017

En el metro (XII)

No me fijé en ellos, la verdad.

Solo más tarde recordé algunos detalles.

Que habían subido al metro una estación más tarde que yo.

Y que iban cogidos de la mano.

Lo siguiente ya sí vive en mi memoria.

Al salir del vagón, la vi a ella en el suelo.

Aferrada a las piernas de él. Abrazándolas.

Me incliné para ayudarla.

Pero su cara... Su expresión...

Sin gritos, sin lágrimas, sin ningún gesto de dolor.

En silencio.

Sin alma.

Y él:

No me montes una escena, ¿eh? ¡No me montes una escena!

La gente pasaba a su lado como el río que rodea una isla.

No ocurre nada...

Me uní a ese río, confuso, buscando la salida.

Desde la escalera, aún miré hacia atrás.

No me montes una escena, ¿eh?

No me montes una escena...



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios: