lunes, 10 de julio de 2017

Brevísima y elogiosa nota sobre… (II)

De repente, recién salido de la ducha, ¡plof!

El fin del mundo.

Que se va la luz, oye.

Y no entra por la ventana ni un mísero rayo de sol.

¿Qué hago?

A tientas, recupero las velas de adorno del salón.

Pero el fuego, je, el fuego… Va a haber que redescubrirlo.

Y es así como recuerdo ese interesante libro de Lewis Dartnell: Abrir en caso de apocalipsis.

Donde explican cómo los supervivientes podrían volver a empezar después, eso, de algún pifostio gordo: alimento, vestido, jabón, energía, transporte, medicina…

Por ejemplo, ¿a que nadie imaginaba que lo primero sería obtener carbonato cálcico, eh?

Un repaso por la historia de la ciencia y la invención muy ameno de leer. Por lo menos, cuando vuelva la luz.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios: