lunes, 10 de julio de 2017

Brevísima y elogiosa nota sobre… (II)

De repente, recién salido de la ducha, ¡plof!

El fin del mundo.

Que se va la luz, oye.

Y no entra por la ventana ni un mísero rayo de sol.

¿Qué hago?

A tientas, recupero las velas de adorno del salón.

Pero el fuego, je, el fuego… Va a haber que redescubrirlo.

Y es así como recuerdo ese interesante libro de Lewis Dartnell: Abrir en caso de apocalipsis.

Donde explican cómo los supervivientes podrían volver a empezar después, eso, de algún pifostio gordo: alimento, vestido, jabón, energía, transporte, medicina…

Por ejemplo, ¿a que nadie imaginaba que lo primero sería obtener carbonato cálcico, eh?

Un repaso por la historia de la ciencia y la invención muy ameno de leer. Por lo menos, cuando vuelva la luz.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios: