lunes, 5 de junio de 2017

Afónico

Que nadie me cree, oye.

Todo el día me he pasado intentando que surgieran de mí las palabras, que el don del verbo trajera la verdad a los escépticos.

Pero cada vez que abro la boca…

Nada. No hay manera.

Afónico. La garganta como papel de lija.

Así, ¿cómo convencer a la peña de que no, no vi el partido, y no, no me fui luego de juerga gritando por ahí?

Es que tenía entrada para El gallo de oro…



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios: