lunes, 30 de enero de 2017

La bolsa

Mami me dijo: Llévate unas alubias que han sobrado.

¡Bieeeeeeeeen!

Luego añadió: Te las meto en una bolsa.

Y salí a la calle tan campante.

Hasta que me di cuenta.

Intenté que nadie lo notara, que nadie pusiera sus ojos sobre la evidencia. ¿Y si me reconocían?

Has estado de compras, ¿eh? ¿Para quién, para quién? Venga, cuenta, je, je, je...

Una reputación en peligro de naufragio.

Porque las cosas, como son: ir bamboleando una bolsa del Hugo Jefe o del Calvino Pequeño, por ejemplo, tiene un pase. Vamos, que no llamas la atención.

¿Pero una del Secretos de mujer?... Oooooooh...



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...