domingo, 16 de octubre de 2016

Reunión de vecinos

Primero habla el presidente, por supuesto. Se abre la junta extraordinaria.

Voz tonante y desprecio de todo lo que no sea su glorioso mandato sin derramas. Frase del día: Tú eres una piiiiiii.

La administradora: Esta es una comunidad con peculiaridades.

Sé que nos odia.

La secretaria de la comisión de obras: La culpa de todo la tiene una higuera que no sabemos cómo salió, pero vamos a inyectar un líquido, una cosa nueva que viene de Alemania.

La líder de la oposición: No estoy de acuerdo. No, no y no. Y quiero que echen a la administradora. Y al portero. Y a su padre. Y a la quinta generación. Y a ti también, ¿qué miras?

El aspirante a líder de la oposición: Tú sí que eres una piiiiiii.

Eso era para el presidente.

La vecina que se sienta a mi izquierda: Mi libro, mi libro, yo he venido aquí a hablar de mi libro.

Otra vecina a su lado: Y yo, y yo.

El vecino que se sienta a mi derecha: No te duermas, que hoy hay partido.

Un señor porteño: ¿Por qué le quieren mandar todos al portero? ¡Basta ya de esclavitud!

El vicepresidente: Hala, votemos. Todos a favor, ¿verdad?

La líder de la oposición, otra vez: ¡Nooooooo!

El resto del pueblo: Bla, bla, bla... el ascensor... sinvergüenzas... el garaje... pero es que... pues yo no... las barandillas hechas una piiiiiii... vamos anda... piiiiiiiiii, piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

Gritando al unísono, por supuesto.

Un camarero: ¿Quién había pedido cerveza?

Y así, en ibérica concordia, entre cañas y croquetas, se levanta la sesión.

Bueno, más o menos.

Una despistada que no vino, al día siguiente: Oye, ¿qué es eso que dijeron de una higuera?





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios: