miércoles, 11 de mayo de 2016

Lo que Shakespeare no dijo

−Tango 4 a Romeo 1.

Ssssssssssssss.

−Tango 4 a Romeo 1.

Ssssssssssssss.

Yo estoy a lo mío, con la mirada deslizándose distraída por los azulejos del baño. Pero a la segunda llamada no puedo evitar girar la cabeza hacia donde suena el walkie-talkie: tras la puerta de un cubículo para aguas mayores. Romeo 1 debe de encontrarse ocupado.

−Tango 4 a Romeo 1.

La interjección que suelta Romeo 1 sugiere que no tiene ganas de contestar a Tango 4. Ni a Tango ni a Charlie. Ni a Mike, ni a Papa, ni a Victor, ni a Zulu.

No, Golf o Whiskey, por muy tentadores que suenen en el alfabeto radiofónico, seguro que tampoco le convencerían.

Aunque, claro, ¿y si se tratase de...?

Ññññññññññ.

Bah, creo que ni siquiera Juliet sería capaz. Y es que a Shakespeare se le olvidó decirlo, pero hay momentos en la vida de todo Romeo que…


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios: