miércoles, 2 de marzo de 2016

La comida de mañana

La bella se para junto a mi mesa.

(Pausa emotiva).

¡La bella se para junto a mi mesa!

¡Y me saluda!

¡Y se pone a hablar conmigo!

A ver, entendámonos. Esto es más o menos como si Arwen descendiera de Rivendel para saludar a Gollum. Yo bien, gracias. ¿Y vuestra elfidad, vuestra excelsitud, vuestra grandeza?

Es la hora de comer y lleva una tartera con pasta a la carbonara.

Y yo, que me hallo en plena "operación sano", con la rúcula y las alcaparras como principales ingredientes del almuerzo, siento mi determinación flaquear.

No puedo evitarlo, soy su devoto siervo.

Mañana me traigo unos macarrones como dios manda, bien empapados en queso y tomate, hala.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario:

Monique LaMer dijo...

Y?? Vamos, continúa!!
Al corazón por el estómago!