viernes, 23 de diciembre de 2016

Música para la noche...

... más larga.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Chavalería

Se oye el timbre de llamada desde la calle. La chavalería se agita inquieta frente al semáforo.

−Está el principio del optimismo sobre la bondad del ser humano…

La niña que sostiene los apuntes asiente.

−Y luego el de progreso: la razón y la voluntad mueven el mundo.

Intento hacer memoria. Eso tiene que ser por lo menos de Kant.

−Lo que no he repasado es lo de la música rara.

Vaya, ahí me han pillado. ¿Qué darán hoy en día en el cole? ¿Canto difónico tuva, quizás? ¿Wagogo de Tanzania? ¿Algo sami?

−Halaaaa, es verdad, el trimestral de historia de la música. Pues me he dejado el cuaderno en casa.

Se abre el semáforo. Salen escopetados.

Y yo tardo un segundo más en cruzar, aún mascando eso de que toda la música de todos los tiempos es rara.

No sé lo que considerarán hoy en día normal...



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 9 de noviembre de 2016

El ruido de un trueno

Me levanté con la vaporosa sensación de felicidad que dan los días de fiesta. Nada de despertador.

El agua de la ducha estaba calentita.

Quedaba confitura de moras para desayunar. Aaaaah…

Y me dije: la vida es buena, vamos a echar un vistazo a las noticias.

Cinco minutos más tarde, me puse a buscar ese relato de Ray Bradbury. Ya sabéis, ese en que al principio un tipo entra en las oficinas de Time Safari Inc.:
Una verdadera máquina del tiempo. −Sacudió la cabeza−. Lo hace pensar a uno. Si la elección hubiera ido mal ayer, yo quizá estaría aquí huyendo de los resultados. Gracias a Dios ganó Keith. Será un buen presidente.
−Sí −dijo el hombre detrás del escritorio−. Tenemos suerte. Si Deutscher hubiese ganado, tendríamos la peor de las dictaduras. Es el antitodo, militarista, anticristo, antihumano, antiintelectual. La gente nos llamó, ya sabe usted, bromeando, pero no enteramente. Decían que si Deutscher era presidente, querían ir a vivir a 1492. Por supuesto, no nos ocupamos de organizar evasiones, sino safaris. De todos modos, el presidente es Keith. Ahora su única preocupación es...

Y al final… Bueno, es mejor leerlo. O verlo para creerlo. Porque…

Madre mía.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 4 de noviembre de 2016

Excusas

Ding.

Ññññññññññ, un whatsapp de esos. A ver quién es.
«Pongo en tu conocimiento que acaban de entrar dos walkirias en el brasileño de (nombre de calle) y sólo una de ellas llevaba compañía masculina».

Ya…

Esto sólo podía mandármelo una persona en el mundo.

Mi vecina.

Jo, pero es que…

Ya me he puesto las zapatillas.

¿Y desde cuándo hay ahí un brasileño?

No sé.

Porque un rodizio a estas horas…

Iba a hacerme una ensaladita de tomate.

Además…

No tengo hoy el cuerpo para mucha valquiria.

¿Qué hacer, qué hacer?



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 27 de octubre de 2016

Los tiempos

Veo cómo abre la tartera en la mesa de al lado. Lentejas.

Al rato veo cómo, sin llegar a la mitad, echa encima las servilletas de papel y las mondas de la fruta. Su destino, la basura.

Me acuerdo entonces de eso que me contaron una vez, que el abuelo se quedó huérfano pronto.

Y que cuando se casó con la abuela, se fueron a vivir a unas cuevas que había en el pueblo. No tenían para nada más.

Qué cosas tan curiosas pasaban en aquellos tiempos.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 16 de octubre de 2016

Reunión de vecinos

Primero habla el presidente, por supuesto. Se abre la junta extraordinaria.

Voz tonante y desprecio de todo lo que no sea su glorioso mandato sin derramas. Frase del día: Tú eres una piiiiiii.

La administradora: Esta es una comunidad con peculiaridades.

Sé que nos odia.

La secretaria de la comisión de obras: La culpa de todo la tiene una higuera que no sabemos cómo salió, pero vamos a inyectar un líquido, una cosa nueva que viene de Alemania.

La líder de la oposición: No estoy de acuerdo. No, no y no. Y quiero que echen a la administradora. Y al portero. Y a su padre. Y a la quinta generación. Y a ti también, ¿qué miras?

El aspirante a líder de la oposición: Tú sí que eres una piiiiiii.

Eso era para el presidente.

La vecina que se sienta a mi izquierda: Mi libro, mi libro, yo he venido aquí a hablar de mi libro.

Otra vecina a su lado: Y yo, y yo.

El vecino que se sienta a mi derecha: No te duermas, que hoy hay partido.

Un señor porteño: ¿Por qué le quieren mandar todos al portero? ¡Basta ya de esclavitud!

El vicepresidente: Hala, votemos. Todos a favor, ¿verdad?

La líder de la oposición, otra vez: ¡Nooooooo!

El resto del pueblo: Bla, bla, bla... el ascensor... sinvergüenzas... el garaje... pero es que... pues yo no... las barandillas hechas una piiiiiii... vamos anda... piiiiiiiiii, piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

Gritando al unísono, por supuesto.

Un camarero: ¿Quién había pedido cerveza?

Y así, en ibérica concordia, entre cañas y croquetas, se levanta la sesión.

Bueno, más o menos.

Una despistada que no vino, al día siguiente: Oye, ¿qué es eso que dijeron de una higuera?





Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 31 de agosto de 2016

A la escucha (IV)

Te sientes plof.

Arrastras los pies de aquella manera.

Te falta riego en las meninges. De hecho, ¿tienes meninges?

Tres intentos hasta que metes la cuchara en el yogur.

Resumiendo, que acabas de levantarte. Primer día de vuelta al curro.

Nada, nada, todo eso se soluciona con un poco de Roque Baños.

¡Dale caña a septiembreeeeee!


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 30 de julio de 2016

Brevísima y viperina nota sobre… (IV)

El Capital, de Karl Marx.

Vas en el metro con él y notas cómo la gente se inclina para distinguir mejor el título.

Deben de pensar: «Pero… ¿de verdad es…?».

Pones la mano en el fuego por que muchos que lo sacan en su discurso ni se lo han leído. Y quienes lo desprecian, tres cuartos de lo mismo.

Dicho lo cual…

Y si la edición resumida de Alianza, que es la que tienes, ofrece un hervor del resto...

Jo, es que ni del derecho, ni del revés, ni de un lado, ni del otro, esto no hay por dónde cogerlo para poner en limpio dos páginas seguidas.

Puesto a explicar lo que te salía del coco, amigo Karl, ya podías haber escrito un poco más para torpes, ¿no?


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 20 de julio de 2016

Brevísima y viperina nota sobre… (III)

Buenos días, pereza, de Corinne Maier.

Ayyyyyyy, me está bien empleado.

Comienzo del reclamo en la contraportada: El libro que está cambiando el mundo.

Ah, pues compro.

Continuación del reclamo en la contraportada: Buenos días, pereza pretende decir por fin la verdad, toda la verdad, no la que algunos quieren hacernos creer.

Sí, sí, ya lo creo que compro.

Resumen del contenido: que hay que rascarse en el trabajo lo que cada uno tenga pero cobrar religiosamente a fin de mes, con ánimo de que todo el tinglado se hunda.

Ya.

Pues eso, que me está bien empleado por mirar las contraportadas.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 10 de julio de 2016

Brevísima y viperina nota sobre… (II)

…las Lecciones sobre la filosofía de la Historia, de Hegel.

Iba yo a mi casita, lalaralarita… y al pasar junto a un quiosco vi un ejemplar de la Fenomenología del espíritu.

Hice lo que tenía que hacer, por supuesto: abalanzarme sobre él para que ningún otro Dasein con patas pudiera arrebatármelo. Mío, mío.

Y continué el camino y de repente, glup, recordé la impresión que en su día me causaron las citadas Lecciones. Se me borró la sonrisa.

No digo más. Te voy a dar otra oportunidad, Georg Wilhelm Friedrich, pero es la última. Que lo sepas.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 4 de julio de 2016

Brevísima y viperina nota sobre…

El arte de amar, de Erich Fromm.

Pues claro que me lo leí. La premisa de que no debemos dedicar nuestra energía vital a lograr el éxito y el dinero, el prestigio y el poder, sino a cultivar el arte de amar, me atrajo como una piedra imán.

Pero cuando por fin llegué a la última página, por fin…

Ya era hora.

Me parece que me quedo sin nada: ni éxito, ni pasta, ni prestigio ni expansión emocional ni gaitas. Menos mal que guardo unas cervezas en la nevera.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 23 de junio de 2016

A la escucha (III)

Yo nací en el valle, agua y arena.
Yo nací en el valle, lo dejé por ella…



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 15 de junio de 2016

...y París, y Orlando, y...

Al final, ya no sabes qué foto elegir de fondo. Ya no sabes qué bandera.

Podrían estar todas a media asta. Clavadas ahí permanentemente.

Abrazas frases como liberté, egalité, fraternité.

Das la mano a quienes son diferentes: color de piel, religión, sexualidad, a quienes nunca te han hecho daño ni concibes que se lo hagan a ellos.

¿No eres tú también diferente a cualquier persona del mundo? ¿Quién tiene derecho a odiarte?

Al final, quisieras escribir que la barbarie no puede ganar. De verdad lo piensas. Hasta que llega el momento en que te das cuenta de que… quizá sí pueda.

O al menos lo lleva intentando desde el principio de los tiempos.

¿Más muertes? ¿Más asesinatos? ¿De dos, de cincuenta, de un millón? Ocurren a todas horas, en cada rincón del mundo.

Cada minuto que este planeta danza en su soledad.

No quedan razones que buscar.

Al final, quieres librarte de los fanáticos malnacidos y todo lo que representan. Tienes claro tu bando.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 30 de mayo de 2016

Moisés y Aarón (II)

La música, estupenda.

Los cantantes, muy bien.

El coro, muy bien.

La orquesta, muy bien.

El director, los bailarines, los submarinistas... Exacto, muy bien.

Sí, sí, había submarinistas. No cuento más.

El toraco lo dejó todo perdido, pero como luego echaban litros y litros de tinta sobre el escenario, unas manchas más..., pse.

La puesta en escena, realmente curiosa.

El público aplaudió con ganas. Bueno, quizá hubo cierta división de opiniones cuando iba a empezar el segundo acto. Una radio desde la última fila rompió el silencio para informarnos de que el Atleti hacía progresar el balón por la banda derecha.

Como digo, a lo largo del minuto siguiente la gente se dividió: hubo quién pensó en la picota y quien abogó por unas cuantas antorchas y horcas, estilo película de Frankenstein, para localizar al amante de las emociones deportivas.

Hasta que una señora salió pitando por la puerta más próxima y volvió la concordia. No quedó claro a qué equipo apoyaba.

Pues eso, éxito total.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 28 de mayo de 2016

Moisés y Aarón

Me sobra una entrada para el Moisés y Aarón. Ya sabéis, la ópera que echan dentro de un rato en el Real. ¿Alguien se anima?

Ventajas:

−Te sale gratis total (aunque tendrá prioridad quien invite luego a unas birras).
−Vas a la charla previa del maestro Téllez, que siempre es entretenidísima.
−Ves el famoso montaje del que todo el mundo habla: un morlaco de 1.500 kilos en el escenario, una damisela con atuendo (o no atuendo) de los de pasar frío, escándalo, escándalo, escándalo...

Desventajas (a no tener muy en cuenta):

−Te pierdes la final de la Champions.
−Te toca sentarte a mi lado.
−Desde el gallinero no llegas tirando tomates, si se da el caso (escándalo, escándalo, escándalo...).

¿Y qué más? Hum, la música, bueno, es del tipo, esteeee... dodecafónica y tal. Vamos, que hay que acostumbrarse. Pero ya verás cómo te gusta.

O estás a fútbol o a Schönberg.

Tú mismo.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 24 de mayo de 2016

Aquellos ojos

Me miró fijamente.

Yo me estremecí.

Había hielo en sus ojos.

Aún quise esbozar una sonrisa, intentando despertar en ella un gesto de simpatía.

Una única palabra de redención.

Pero en vano.

Aquellos ojos...

Aquellos ojos...

Y bueno, sigo teniendo escalofríos cada vez que recuerdo a la encargada de sellar los pasaportes en el aeropuerto de Moscú.




Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 11 de mayo de 2016

Lo que Shakespeare no dijo

−Tango 4 a Romeo 1.

Ssssssssssssss.

−Tango 4 a Romeo 1.

Ssssssssssssss.

Yo estoy a lo mío, con la mirada deslizándose distraída por los azulejos del baño. Pero a la segunda llamada no puedo evitar girar la cabeza hacia donde suena el walkie-talkie: tras la puerta de un cubículo para aguas mayores. Romeo 1 debe de encontrarse ocupado.

−Tango 4 a Romeo 1.

La interjección que suelta Romeo 1 sugiere que no tiene ganas de contestar a Tango 4. Ni a Tango ni a Charlie. Ni a Mike, ni a Papa, ni a Victor, ni a Zulu.

No, Golf o Whiskey, por muy tentadores que suenen en el alfabeto radiofónico, seguro que tampoco le convencerían.

Aunque, claro, ¿y si se tratase de...?

Ññññññññññ.

Bah, creo que ni siquiera Juliet sería capaz. Y es que a Shakespeare se le olvidó decirlo, pero hay momentos en la vida de todo Romeo que…



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 2 de mayo de 2016

Antinoo

De repente, mientras remontaban el Nilo, escuchar su nombre en boca de todos se le volvió insoportablemente hueco.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 27 de abril de 2016

Schubertiada (IV)

Fue en 1º de BUP.

El profe de música nos encargó un trabajo y yo, sin pensar, elegí a Franz.

Y mira que podía haber escrito sobre el dios Richard, hojoto, hojoto, o sobre Ludwig todopoderoso, tatatacháaaaan

O sobre Wolfi, quién ha pues-to el compact disc de Mozart den-tro de la caja de galletas, laraaa, larararararaaa

Pero vaya, fue Franz.

Y desde entonces, Franz camina conmigo.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 18 de abril de 2016

Viajar en el tiempo

Ensarto el tomate.

Para que no se sienta tan solo, rebusco también algún palito de cangrejo.

Mastico.

La voz de la tele suena de fondo, pero no le presto mucha atención.

Una cena sin más historia.

Y de repente...

Escucho una palabra.

Sólo una:

Curvatura.

El tenedor resuena al chocar con el borde de la ensaladera. ¿Qué es lo que...?

Curvatura.

La cena deja de importarme.

Curvatura.

¿Será... será...? ¿Se refieren a...? ¿Pero es que de verdad...?

Motores warp. Propulsión por ondulación. Agujeros de gusano. Energía oscura. Viajar en el tiempo.

¡Larga vida y prosperidad a los documentales de La 2!



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 5 de abril de 2016

A la escucha (II)

¿Es un bolígrafo lo que iba a usar para remover el café?

Puf. Espero que, por lo menos, lo que le he echado antes sea sacarina.

El día se abre tras una noche demasiado corta.

Pincho botones sin mirar. Clic, clic, clic, hay correo nuevo.

Leo el tema del mensaje:

Sind Sie zufrieden mit Sodom and Gomorrah?

Me despierto del todo.

¿Que si estoy satisfecho con Sodoma y Gomorra? Pero oigan, pero, pero... ¿qué es lo que se piensan que...?

Aaaah, espera, ya caigo. Estos son los del Amazon alemán y me preguntan por la banda sonora de Miklós Rózsa que compré el mes pasado. Entonces sí, claro. Me ha gustado mucho.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 30 de marzo de 2016

A la escucha

¡Sí, sí, sí! ¡Yupi, yupi!

¡Ha venido el cartero!

¡Y ha traído el CD!

¡El de Morricone!

¡El del concierto de Munich!

Tengo que dejar de escribir, lo siento. Voy encendiendo el equipo, altavoces, subwoofer, girar rueda del volumen… Girar rueda del volumen… Je, je, girar rueda del volumen…



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 21 de marzo de 2016

Sueño de un domingo por la mañana

Sueño que es hora de irme. Tengo que regoger, de verdad. Pero quizá me haya dejado algo en la planta de abajo. Salgo del aula hacia las escaleras.

Ya estoy en la habitación. Abro el armario de la derecha. Está lleno de toallas. Las de color granate son mías, pero no me caben en la mochila, ya me las llevaré. ¿Y en el armario de la izquierda?

Un chubasquero. No estoy seguro de que me pertenezca, así que lo cuelgo de nuevo en la percha. Tampoco cojo ninguno de los donuts que encuentro apilados. Vaya sitio más raro para guardarlos.

Hay un hombre. No le reconozco, pero me sigue. Llego otra vez al aula, es muy grande. Al fondo está la mesa donde creo que trabajo.

Tres o cuatro personas más se sientan por allí. El hombre misterioso abre la puerta y declara la imposibilidad de resolver el problema. ¿El problema? Todos le miramos.

Habla sin parar, es un catedrático de matemáticas y se le ha ido la olla. Ahora se dirige a mí directamente: «Cuando estés reunido contigo mismo, con tu verdadero ser, y todo el mundo intente analizar los resultados del trabajo y sean absurdos, acuérdate de que es imposible».

Se va. ¿Y yo? ¿No me tenía que ir también, desde hace un rato? Entonces, ¿cómo es que de repente tengo una melena negra, un cuerpo musculoso y viajo a lomos de un elefante? Ah, es que soy Conan de Cimmeria…

Espera… No puedo ser Conan, eso sí que resulta absurdo. Por lo de la melena negra, más que nada. ¿Por qué ha cambiado el sueño de hace un momento?

Abro los ojos lentamente. Muy lentamente. A través del ventanal, la luz inunda el dormitorio.

No debería dormir tanto los domingos por la mañana.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 7 de marzo de 2016

La prohibición de amar

−Oye, tengo entradas para la ópera, ¿te apuntas?
−¿Qué echan?
La prohibición de amar.

Primicia total. Pues sí, si se prohibe amar yo me apunto. Ya está bien de tanto cachondeo y tanto gorgorito. Que si a la soprano le pone el tenor, que si al tenor le da un subidón de hormonas, que si la contralto se muerde los puños, que si el barítono se queda a dos velas... Hombre, eso es lo de siempre. Espero que por fin nos dediquemos a temas con sustancia: algún tribuno, algún dragón, algún grial escondido... Hablamos de Wagner, ¿no?





Bueno, ya la he visto. A ver si la he entendido bien.

Estamos en Palermo: neones a tutiplén, night clubs, casinos... A Claudio le gusta la juerga. Friedrich opina, por el contrario, que más cilicio y menos ayuntamiento. Isabella es una monja. Luzio piensa que madre mía, qué bueno está el clero. Dorella anda detrás de Luzio. Los demás quieren apuntarse al carnaval. No, Brighella el guardia no, espera.

El rey se ha ido de viaje, así que Friedrich se queda de gobernador y de juez. Y decreta que el alcohol y los cariñitos se han acabado en la ciudad. Principalmente, los cariñitos. Sopas de ajo, rigor y abstinencia para todo el mundo.

Así, así. Qué bien me cae este tipo.

El guardia se lleva a toda la panda de pervertidos al trullo. Friedrich les quiere meter un puro, pero el amigo Luzio va corriendo al convento a buscar a Isabella, que es la hermana de Claudio, por si ella puede convencer al gobernador de que eso del amor, tomándolo en sentido abstracto, no está tan mal. Y resulta que en el convento vive también Mariana, la mujer de Friedrich, desde que él la abandonó para dedicarse a la política.

Lo que viene ahora, lo que viene ahora... Al gobernador lo del sentido abstracto no le pasa por la cabeza cuando ve a la monja, más bien se pone como un mandril. Manda sus propias leyes a freír espárragos y le dice que si wanga wanga, libera al hermano. Pero no te fíes, nooooo.

Isabella le explica el trato a Claudio. El tenor le contesta que ya está tardando (y eso que no sabe, como nosotros, que el gobernador es muy cuco y se lo piensa cepillar de todas maneras, después del otro cepillado). Isabella se mosquea y le quiere hacer sufrir un poquito, que no adivine su plan. Porque se le está ocurriendo un plan que... Je, je, je.

Sale el coro, otra vez con lo del carnaval. Hay disfraces. La mujer del juez se da el cambiazo con la monja. Mientras tanto, a Brighella lo que le mola es travestirse con pelucón rubio y que Dorella le dé azotillos... Nada, algunos enredos muy resumidos.

Al final tenemos a Claudio en la calle, Isabella se enrolla con Luzio (y parecía tonto), Dorella se olvida de él y se va con el guardia, a Friedrich le echan del gobierno por acostarse con su mujer... Y regresa el rey de Sicilia en un avión de la Bundesrepublik y resulta que es la Merkel, con unos cuantos maletines repartiendo euros como caramelos, para que la gente se lo pase bien.

Mmmmm, ya estamos otra vez con el cachondeo.

¿Y la música? Ah, agradable. Con chispeantes panderetas y todo en la obertura. Suena como Donizetti.

Vale, Richard, por ser tú, cuando seas mayor puedes hacer lo que quieras. Creo que la próxima es Parsifal...
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 2 de marzo de 2016

La comida de mañana

La bella se para junto a mi mesa.

(Pausa emotiva).

¡La bella se para junto a mi mesa!

¡Y me saluda!

¡Y se pone a hablar conmigo!

A ver, entendámonos. Esto es más o menos como si Arwen descendiera de Rivendel para saludar a Gollum. Yo bien, gracias. ¿Y vuestra elfidad, vuestra excelsitud, vuestra grandeza?

Es la hora de comer y lleva una tartera con pasta a la carbonara.

Y yo, que me hallo en plena "operación sano", con la rúcula y las alcaparras como principales ingredientes del almuerzo, siento mi determinación flaquear.

No puedo evitarlo, soy su devoto siervo.

Mañana me traigo unos macarrones como dios manda, bien empapados en queso y tomate, hala.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 1 de febrero de 2016

Que alguien me explique…

Que alguien me explique por qué.

O sea, siendo una peli tan bobalicona, donde lo único que mínimamente se salva es la banda sonora de Basil Poledouris (o al menos te mete en el cuerpo las ganas de invadir Klendathu)…

Uh, bueno, también se salva la soldado Flores, de acuerdo (¡cómo puede dudar el prota entre ella y la sosaina de la teniente Ibáñez!).

Pero vamos, es que nada más de nada más de nada más.

Insisto, que alguien me explique por qué entonces me quedo a ver Starship Troopers como un pasmarote, cada vez que la echan por la tele.

¿Me habrán sorbido el seso los arácnidos alienígenas?



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 22 de enero de 2016

Cómo está la política…

Entretenida, entretenida.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 10 de enero de 2016

¡Raaaaaaaas!

¡Raaaaaaaas!

Otro envoltorio salta hecho jirones.

Y un caza imperial surge con sus láseres listos para sojuzgar al garaje de tres alturas, con taller, rampas y ascensor. Ya nos imaginamos quién lo pilota.

¡Raaaaaaaas!

Ah, un coche de policía. ¿Logrará tener sus ruedas montadas a tiempo para detenerlo?

Bueno, ahora toca la caja roja. ¿Qué podrá haber en la misteriosa caja roja?

¡Raaaaaaaas!



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...