domingo, 11 de octubre de 2015

Henning

En el verano de 2007 viajé a Suecia.

Entré en una librería con algo de prisa y pregunté dónde tenían los de Mankell.

Elegí uno y lo llevé a la caja.

La librera y otra clienta, una señora mayor, se me quedaron mirando dubitativas. La librera me dijo que estaba escrito en sueco.

Supongo que detectaron algo raro en mi acento, o en la prosodia, o simplemente que tenía pinta de fuera.

Sí, gracias, precisamente es lo que buscaba.

Terminé de leerlo el cuatro de octubre de aquel mismo año, según anoté en la última página.

Se titula Jag dör, men minnet lever. O lo que es lo mismo: Yo moriré, pero mi memoria sobrevivirá.

Miro la estantería donde guardo sus libros. Cuento: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis… veintidós, veintritrés, veinticuatro…

Su memoria sobrevivirá.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios: