martes, 21 de julio de 2015

L’orrendo foco

Preludio. En medio de la escena, una tabla de planchar. A su lado, una montaña de camisas arrugadas.

Acto I. El tenor observa el cuadro y canturrea meditabundo, sotto voce: mmmmmmmm. Sale en dirección a la cocina.

Acto II. Misma escena, pero el tenor sostiene en su mano derecha un vaso lleno hasta arriba de cubitos de hielo. Ha saqueado la nevera. Quizá, si va dando sorbos mientras la plancha suelta vapor...

Acto III. El tenor aparece próximo a la licuefacción. Aunque sea robado de otra ópera, se pone a cantar eso de Di quella pira, l'orrendo foco, porque la cosa está que arde.

Acto IV. El tenor ha decidido que puede perfectamente ir de hippy por la vida, con cualquier camiseta recién recogida del tendedero. O incluso a pecho lobo, ya puestos. La tabla de planchar va a tenerla de adorno hasta que llegue el invierno.

Telón. Madre mía, qué calor.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios: