viernes, 17 de abril de 2015

Repollo 05:00 a.m.

Conversación captada a mi espalda:

−(Primera voz masculina) Entonces, ¿a cuál vas a elegir?
−(Voz femenina) Yo creo que al becario.
−(Segunda voz masculina) ¿El becario? ¿Mejor que el del perfume caro?
−Sí, parece majo.
−Pero el del perfume caro tendrá más dinero.
−Bueno, el otro también tiene coche.
−Ah, un becario pudiente.
−Y sobre todo, no cocina.

Este detalle me deja algo extrañado. Afino la oreja y saco la libreta de apuntes, por si acaso pudiera enterarme de las últimas tendencias de mercado en lo de echarse novia.

−¿Cómo?
−Así no olerá toda la casa. Imagínate a uno que se pusiera a cocer un repollo a las cinco de la mañana.
−(Risas) Pues ya debes de llevar unos diez en el casting.
−Ya, contestan tantos al anuncio que…

De repente comprendo lo que la voz femenina busca: un compañero para el alquiler del piso.

Y desconecto. Porque hubiéramos podido llegar a un acuerdo en lo del repollo, pero tener que comprarme coche…



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios: