lunes, 30 de marzo de 2015

En el metro (X)

Vi un lienzo blanco que caía de su bolsillo y me dije: refrena el trote, gascón, que quizá una aventura galante pone la fortuna a tus pies.

Cierto que por mi pensamiento cruzó la sombra de una duda. ¿Y si resultaba un caso similar al de D'Artagnan?

Ya sabéis: Aramis arroja un pañuelo, el aspirante a mosquetero se lo hace notar, negación de la evidencia, indiscreción sobre la identidad de su verdadera dueña, reto a dirimirlo por el acero, los guardias del cardenal meten las narices, etc. etc.

Pero no, a la luz de los fluorescentes esa sombra se disipó. Resolví pues recogerlo, alcanzar a la poseedora en las escaleras mecánicas y, tras despojarme del chambergo (imaginario, qué tiempos estos), devolvérselo con la más gentil de las reverencias.

Me agaché, ensayando mentalmente la mise en scène: excusez-moi, mademoiselle...

Mmmmm, la textura, las arrugas, la calidad del tejido en general...

Ejem, un kleenex.

Ejem, ¿usado?

Ya lo único que me quedaba era arrojarlo a la papelera más cercana y continuar mi camino con disimulo.

Y fue realmente una lástima, porque tenía yo el ánimo con ganas de cortesías, caramba.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario:

Monique LaMer dijo...

Mannelig, por qué a mí no me pasan cosas tan interesantes en el metro?