domingo, 23 de noviembre de 2014

Brrrrrooooom, brrrrrooooom

Confirmado. No puede haber otra explicación.

Es la crisis esa de los cuarenta. ¿De qué si no iba yo a ponerme a coquetear con…?

Bueno, quizá coquetear sea un verbo de connotaciones ambiguas. Digamos mejor, eh, ¿de qué si no iba yo a ponerme a fantasear con la idea, acariciarla, explorar las posibilidades…?

¿Y si me compro una moto?



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios: