domingo, 23 de noviembre de 2014

Brrrrrooooom, brrrrrooooom

Confirmado. No puede haber otra explicación.

Es la crisis esa de los cuarenta. ¿De qué si no iba yo a ponerme a coquetear con…?

Bueno, quizá coquetear sea un verbo de connotaciones ambiguas. Digamos mejor, eh, ¿de qué si no iba yo a ponerme a fantasear con la idea, acariciarla, explorar las posibilidades…?

¿Y si me compro una moto?



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios: