miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz 2015

A pesar de todo
o gracias a todo,
podemos alzar la mirada
y la voz.

Día. Noche.
Siempre una luz
dentro y fuera
de nuestras venas.

Vivimos.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 28 de diciembre de 2014

Man Får Vara Glad Att Man Inte Är Död

Es domingo por la noche, se han acabado las vacaciones y mañana hay que madrugar. Con la rasca que hace.

Voy a escuchar una de Lars Demian acorde con mi estado de ánimo.
Det är dåligt väder och dålig smak
Dåliga flickor på ett sjaskigt gammalt hak
Dåliga vanor och ett dåligt humör
Man får vara glad att man inte bara faller ner och dör.
Pues el vídeo de la canción ha sido fácil, pero… qué cosa más rara. No me puedo creer que a continuación haya buscado la letra y sólo haya podido encontrarla en sueco.

Nada, nada, esto va a cambiar tal que ya, dejadme solo. A ver, hum, de esta palabra no me acuerdo, esta expresión yo creo que… mmmm, a lo mejor si ponemos esto así y a esto otro le damos la vuelta, entonces quedaría más o menos…
Vivir la vida es divertido, hay mucho por lo que alegrarse,
no te cobran por respirar y los trenes llegan puntuales.
Y piensa que la publicidad es guay, no sale una sola pena,
en fin, un mundo de colorines aunque no lo sea tanto de verdad.

Porque aquí tenemos mal tiempo y mal gusto,
chicas malas en un viejo garito cutre,
malos hábitos y mal humor,
ya podemos dar gracias de no caer redondos y palmarla.

Pero qué va, no hay motivos de queja, ninguna razón para refunfuñar,
echamos una mano a los desfavorecidos y el rey es muy majete.
Además tenemos un buen gobierno, derecho al voto y democracia,
aunque con tanto donde elegir, esté claro lo que va a pasar.

Pues eso, mal tiempo y mal gusto,
chicas malas en un viejo garito cutre,
malos hábitos y mal humor,
ya podemos dar gracias de no caer redondos y palmarla.

Mala fama, sin estilo, una mala excusa para la mala vida,
mal juicio, un asco de sueldo, los nervios de punta en este mal ambiente,
malas perspectivas y una ayuda del paro de chiste,
podemos dar gracias de no haberla palmado ya.
Acabarán gustándome los lunes.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 23 de diciembre de 2014

Nuestro mundo (V)

Nuestro mundo adora la fantasía.

El honor, la nobleza, el corazón, la hermandad, la justicia, los poderosos villanos finalmente derrotados…

Todo desde el sillón, por supuesto.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 12 de diciembre de 2014

Nuestro mundo (IV)

Nuestro mundo se humilla ante muchos dioses.

Los hay de oro.

Los hay de piedra.

Los hay de papel.

De carne y hueso…

Y luego están los que definitivamente odian a la humanidad.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 8 de diciembre de 2014

En el metro (VI)

Escuché cómo decía por teléfono:

«¿Pero a mí quién me va a querer?».



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 29 de noviembre de 2014

Nuestro mundo (III)

Velamos la mirada al pasar junto a aquello que nos incomoda, aislándonos, protegiéndonos en una cálida burbuja interior.

No hay que darle más vueltas, somos así...



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 23 de noviembre de 2014

Brrrrrooooom, brrrrrooooom

Confirmado. No puede haber otra explicación.

Es la crisis esa de los cuarenta. ¿De qué si no iba yo a ponerme a coquetear con…?

Bueno, quizá coquetear sea un verbo de connotaciones ambiguas. Digamos mejor, eh, ¿de qué si no iba yo a ponerme a fantasear con la idea, acariciarla, explorar las posibilidades…?

¿Y si me compro una moto?



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 21 de noviembre de 2014

Un mal sueño

Este es tu sueño,
desesperanza,
tu sueño invernal
sin caminos,
yermo,
helador.

Párpados cerrados,
negras aves agolpándose.

Silenciosas alas batiendo
un aire irrespirable.

Esta es tu mano,
desesperanza,
el roce áspero de tu piel,
promesa de un mundo
sórdido,
sin sol.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 10 de noviembre de 2014

Lo que a mí (modestamente) me parece

−Nosotros queremos ser klingons. Vamos a montar aquí el imperio klingon y a la Federación Unida de Planetas que le den.

Esteeeeeee… Pero vamos a ver…

Ustedes saben que son humanos, que no tienen esos cabezorros tan huesudos que se gastan en el cuadrante Beta.

−¿Cómo? tlhIngan maH! Hab SoSlI' Quch!

Sí, gracias. La cuestión es que no tiene pies ni cabeza. Je, otra vez la cabeza…

tlhIngan maH! ¿Niegas nuestro derecho a decidir? ¡Prepárate a ser rebanado por una Bat’Leth!

Ras, ras, ras (rascado perplejo de occipucio. Al capitán Picard le hubiera sonado algo más deslizante, zip, zip, zip).

Bueno, miren. Aquí todo el mundo tiene el derecho de pensar lo que le venga en gana, faltaría más. Y a decirlo en voz alta y clara. Y si todos votamos juntitos por la reencarnación de Kahless el Inolvidable, pues habrá que sentarse a la mesa a marcar la Zona Neutral...

Pero hasta entonces esto es parte de la Tierra y no de Qo’noS, nos pongamos como nos pongamos.

Que ya bastante tenemos con los borg, los del Dominio y los neoliberales intentando amargarnos la existencia, caramba.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 6 de noviembre de 2014

De guardia

Oh, por favor, otro turista empeñado en sacarme la foto en pololos…



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 15 de octubre de 2014

Las bodas de Fígaro

Iba la otra noche de muy buen humor, canturreando por dentro: Non più andrai, farfallone amoroso, notte e giorno d'intorno girando ♪♪♪...

Porque cuando sales de ver unas Bodas de Fígaro, es inevitable sentirte insuflado con una gran dosis de optimismo. De esa manera recorrí Arenal, crucé Sol y emboqué por Preciados.

Allí, un grupo de elegantes damiselas bajaba en sentido contrario. Como si quisiera preguntarme algo, una se destacó de repente, cruzándose en mi camino.

Y al llegar a mi altura, rozó con las yemas de los dedos el aire que rodeaba mi áspera mejilla, diciéndome simplemente: «Ciao». Entonces...

Entonces...

Entonces, nada. Es que no era el mejor momento para distraerme, con esas notas inundando aún saltarinas mis oídos. O estás a setas o a Rolex, y yo no había terminado de recrear el aria, así que… ♪♪♪ delle belle turbando il riposo, Narcisetto, Adoncino d'amor, delle belle turbando il riposo, Narcisetto, Adoncino d'amor


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 3 de octubre de 2014

En semis

Cierto que aún es pronto.

Pero la última vez que disfruté tanto con los partidos de la selección femenina de baloncesto, el asunto no acabó nada mal.

Nada, nada mal...



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 27 de septiembre de 2014

Plan para el fin de semana

Mi amiga me preguntó si iba a hacer algo especial el fin de semana.

Y yo le contesté estremeciéndome, sintiendo por anticipado el placer que me aguardaba. Mi plan era pasar toda la mañana del sábado en la cama con… con… el segundo tomo de las aventuras de Hellboy.

Me había quedado la noche anterior cuando el homúnculo Roger absorbe al gusano escapado de la prisión dimensional y la cabeza voladora de von Klempt aparece para no sé exactamente qué, mientras Hellboy duda si hacer explotar a su compañero por si acaso el gusano gana, y Bogavante Johnson, que tampoco está del todo claro de dónde sale, porque ya estuvo en el castillo de los nazis en el 39 y de eso han pasado sesenta y un años, va a cargarse a la nieta de von Klempt recién transformada en extraterrestre con pinta de rana, por traicionar a la Agencia de Investigación y Defensa Paranormal.

La cosa estaba que ardía, vamos.

Un plan de finde imbatible.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 16 de septiembre de 2014

Mozo...

−Hay que ver, lo guapo y lo buen mozo que estás hecho.

Esa es una de las cosas más raras que te pueden decir cuando vas unos días de visita al pueblo. Y menos mal que no lo acompañan de un pellizco de mofletes. Porque, por mucho que mami se ilumine de orgullo cuando escucha hablar así de su retoño:

a) Lo de guapo será de broma, ¿no? Vamos, según cualquier estándar artístico conocido, desde el grecorromano al neoexpresionista.

b) Y señora... Que cuando yo era mozo estaban echando Norte y Sur por la tele...



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 7 de septiembre de 2014

En el metro (V)

Yo la llamo la chica rara.

No es verde y con antenas, pero...

Resulta que una vez estaba yo tan tranquilo esperando el metro, leyendo sin meterme con nadie, cuando apareció ella y se puso justo a mi derecha. Hasta ahí, vale.

De repente cruzó por delante. En un andén casi vacío, y yo de pie cerca del borde, ya fueron ganas por su parte de pasar a una distancia que invadía mi cinturón de Van Allen. ¿Qué quería, que pegase un brinco?

Ahora la tenía a la izquierda. No, no, detrás de mí. Un momento, de nuevo a la derecha.

Tras una vuelta de órbita completa alrededor de mi persona, se me quedó mirando.

Y si hacer todo eso no es de marcianos, pues no sé de qué otro planeta será. A lo mejor es que estaba aquí de visita, me confundía con John Carter de la Tierra y efectivamente hubiera tenido que ponerme a dar saltos...



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 10 de agosto de 2014

El segundo

¿Y ahora qué hacemos?

Si pensaba legarle mis inmensas posesiones al peque.

Y de repente aparece otro y el peque ya no es el peque. ¡Hala! ¡Dos sobrinos para repartir!

Pues nada, a darle muchos besos a su tío si quieren ganarse la paga. Que las chuches no salen gratis.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 7 de agosto de 2014

Veintitrés y contando

Calderón, Ricky, Chacho, Llull, Rudy, Navarro...

Abrines, Claver, Pau, Marc, Ibaka, Reyes...

Veintitrés días y contando para que empiece.

¡BA-LON-CES-TO!



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 3 de agosto de 2014

El verdadero origen del coñac

El Ararat es donde Noé varó su yate de recreo. Debían de tener montada una buena juerga para ir a embarrancar en una montaña, pero tampoco es para culpar al timonel. Con tantas parejitas de todas las especies a bordo…

Y continuando con la tradición, fue el mismo Noé quien bajó a tierra, plantó unas vides, estrujó sus frutos, los dejó macerar et voilà, ¡inventó el vino!

Por eso los armenios creen a pies juntillas que el néctar de la vida tiene su origen en aquellos pagos, y todos los demás son unos copiotas. Pero la inquina la reservan para la falacia esa de que el coñac se inventó en Cognac. Según su versión, agentes secretos bonapartistas les robaron a ellos la fórmula, le pusieron el nombre de Napoleón y con un poco de marketing…

Si alguna vez os acercáis a visitar una bodega de Ereván, esa es la historia que os vais a llevar de recuerdo. Y para demostrároslo (y que luego paséis por la tienda con cierto espíritu jovial en el manejo de la billetera), os abrirán unas cuantas botellas de degustación. De diez, quince, veinte años...

Para qué discutir. Con el frío que hace en aquellas cuevas.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 26 de julio de 2014

Nuestro mundo (II)

Debajo de una piel de bronce también puede latir la vida.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 19 de julio de 2014

La Valquiria

Creo que hace un par de años me quedé a medias contando lo del Anillo.




O a sólo un cuarto de la historia, que esto es una tetralogía, así que vamos a remediarlo. Prosigamos.

Estábamos en que Alberich le quita el oro a las hijas del Rhin, Loge le tanga para dárselo a Wotan y este paga con él a Fafner y Fasolt, los cuales tienen a su vez una discusión sobre los derechos de propiedad. Fafner gana y se amodorra sobre el tesoro, convertido en un gran bicho escupefuego.

De un día para otro, a Wotan le da tiempo de echar algunas canas al aire. Por un lado visita a la diosa de la Tierra, Erda, y resulta tan cumplidor que tienen nueve hijas: Brünnhilde, Helmwige, Gerhilde, Ortlinde, Waltraute, Siegrune, Rossweisse, Grimgerde y Schwertleite.

Que alguien intente repetirlo todo seguido.

Y otro rato que se aburría en casa, se cambia el nombre por el de Wälse, sale a por tabaco, se arrima a una representante de la especie humana y ¡zas!, toma gemelos: Siegmund y Sieglinde, fundadores de la estirpe de los welsungos.

Ya mayorcito, Siegmund llega huyendo de sus enemigos a casa de Hunding, un tipo más basto que un arado que ha desposado por la fuerza a Sieglinde, y esta le da cobijo. No se conocen, ya que habían sido separados de niños, pero empiezan a hablar, jiji, jaja, y descubren que se caen simpáticos. A Hunding no le pasa lo mismo, ya que resulta ser uno de los perseguidores, pero debido a las leyes de la hospitalidad no puede atentar –de momento– contra el huésped. Se les hace la hora de dormir.

El welsungo, pensando en su anfitriona, no concilia el sueño, y se pregunta lo típico en tales situaciones: quién soy, de dónde vengo y adónde voy. Momento de impactante brillantez cuando canta Wäääääääälse, Wääääääääääääälse, wo ist dein Schwert? Das starke Schwert, das im Sturm ich schwänge, bricht mir hervor aus der Brust, was wütend das Herz noch hegt?

Vamos, que dónde narices estará la espada que su padre le había prometido en herencia.

Sieglinde, que ha dejado KO al marido con un narcótico, reaparece y le pide que le cuente más cosas de su vida. Cuando llega a la conclusión de que su común progenitor es el tal Wälse, revela que un misterioso anciano tuerto clavó una espada en un roble y nadie hasta entonces ha sido capaz de extraerla.

Atemos hilos: ¿quién era el dios que pagó literalmente un ojo de la cara para beber de la fuente de la sabiduría, eh, quién?

Y va Siegmund y la saca (otro momento para experimentar temblores de gustirrinín wagneriano).

A continuación deciden huir juntos y comer perdices, pero no va a salirles la jugada así de fácil. Fin del primer acto.

Tras la preceptiva visita al cuarto de baño y un trago de hidromiel, que todo seguido estaríamos hablando de cuatro horas, entramos en el acto segundo.

Wotan ordena a Brünnhilde que ayude a Siegmund en el combate que se avecina contra Hunding, tan pronto como este despierte con dolor de cornamenta. Pero Fricka no se muestra muy de acuerdo al respecto, por lo del matrimonio y la fidelidad. Las "aventurillas" de su consorte ya le sientan como una patada, así que pide un buen castigo para los adúlteros.

Wotan intenta explicarle que todo se debe a un plan serio, no a diversión (qué labia…). Las nueve valquirias sirven para llevar al Valhalla las almas de los mejores guerreros y formar con ellos un ejército que contenga la maldición de Alberich. Y a Siegmund le reserva un papel maquiavélico: como él mismo no puede reclamar el oro por la fuerza, en virtud del contrato firmado con Fafner, quiere que le sustituya alguien de la familia. Para ello forjó precisamente la espada Notung.

Nada, Fricka no se deja convencer. Exige la muerte del héroe.

Vuelve Brünnhilde, que encuentra a papuchi con el ánimo muy chafado. Le da contraorden sobre el trato de favor a Siegmund, aunque ella sabe leer en el fondo de su corazón.

Los amantes corren, perseguidos por la jauría de Hunding, hasta que no pueden más y Sieglinde desfallece. Brünnhilde se hace visible y anuncia a Siegmund que son habas contadas y que se prepare para las delicias del Valhalla.

Si allí no va estar su chica, a él no le interesa el tema. Hunding les alcanza y, ante tanto amor, Brünnhilde se pone sentimental. Desobedeciendo su misión, extiende el escudo para proteger al welsungo. Además, como Siegmund le pega un mandoble a su adversario con Notung, parece que va a vencer…

Clinc, clonc. Dos trozos de acero caen al suelo. Wotan ha interpuesto de repente su lanza y la espada se parte. Hunding aprovecha para atravesar al duelista desarmado, mientras la valquiria sale pitando con Sieglinde. Wotan va detrás, no sin cargarse a su vez al vencedor de la refriega, para que le comunique "personalmente" a Fricka que su honor ha sido vengado.

Otra vez al baño, mientras tomamos un respiro hasta el acto tercero.

Sí, prometo que ya se otea el desenlace. Pero antes, escuchemos…




¡Uaaaaaaaaah! ¡La cabalgata de las valquirias! Tan tan tarantaan tan, tan tarantaan tan, tan tarantaaaan tan, tan tarantaaaaaaaan.

Las animosas guerreras se reunen sobre una gran roca, con su cosecha de almas del día. Nada de helicópteros, ¿eh?, no nos liemos. Caballos voladores (o lo que tenga a bien disponer el director de escena de turno).

Pasmo general al detener las bridas Brünnhilde. Pero si en vez de un brutus germanicus lo que lleva a la grupa es una damisela…

Temiendo la cólera divina, ninguna se ofrece a ayudar a las fugitivas.

Sieglinde tampoco quiere vivir, hasta que su salvadora le revela que va a tener un hijo (gracias a lo cual disfrutaremos de un par de óperas más). Entonces parte a esconderse en un bosque umbrío que nadie se atreve a frecuentar, porque en sus inmediaciones se encuentra la cueva donde sestea Fafner.

Y se lleva la herencia para el futuro bebé Siegfried: los pedazos de Notung.

Total, que Wotan, Wälse o como le queramos llamar, alcanza a su favorita, desbanda al resto del grupo y pronuncia sentencia: Brünnhilde se convertirá en una mujer mortal, sumida en letargo hasta que un hombre pase por allí, quede subyugado por su hermosura, le ponga el despertador junto a la oreja y se la lleve.

Ella protesta. Hasta ahora no había conocido varón, de forma que no le gusta la idea de enrollarse con cualquier pelagatos despistado. Wotan, conmovido, añade una condición: reposará rodeada de un círculo de llamas, para que el príncipe azul que la espabile sea un tipo de verdad valiente.

Llamas de las que queman, no de las andinas.

La orquesta toca el encantamiento del fuego, otro temazo, y…

Final. Se acabó. Ende. The End. Yatá. Telón.

Nos vemos en la próxima.
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 14 de julio de 2014

El Mundial (III)

Pregunta casi teleológica sobre la sensación de vacío existencial que aqueja a la humanidad:

¿Y qué vamos a hacer tanto tiempo sin fútbol?



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 9 de julio de 2014

El Mundial (II)

Mein Gott! ¡Otro gol de Alemania!



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 6 de julio de 2014

El lobo estepario

Fue en un cumpleaños cuando una amiga me lo regaló por primera vez, en su lengua original. Como dedicatoria, me escribió que todos tenemos algo de él en nuestro interior.

Más adelante recibí como presente la versión traducida, que también honraron con sus autógrafos varios amigos. Estaba encantado con Hermann Hesse, así que hala, a la buchaca.

La tercera ocasión que alguien puso en mis manos el mismo título, ya empecé a extrañarme. Entre tantos millones donde elegir… ¿Había quizás un mensaje subliminal por parte de los donantes? ¿Es que acaso les recordaba a Harry Haller?
Una vez pude observarlo toda una velada en un concierto sinfónico, en donde, para mi sorpresa, lo vi sentado cerca de mí, sin que él se diera cuenta. Primeramente tocaron algo de Händel, una música noble y bella; pero el lobo estepario estaba en su butaca abismado en sí mismo, sin conexión ni con la música ni con cuanto lo rodeaba. Ausente, solitario y extraño, estaba sentado con una expresión fría, pero llena de preocupaciones, y mirando en el vacío. Luego vino otra pieza, una pequeña sinfonía de Friedemann Bach, y entonces vi con asombro cómo a los pocos compases mi forastero empezaba a sonreír y a entregarse, se reconcentró dentro de sí y durante diez minutos apareció tan dichosamente abstraído y entregado a ensueños tan venturosos, que yo atendía más a él que a la música.

Harry Haller ha desaparecido sin dejar rastro. El sobrino de la patrona a quien tenía alquilada su habitación rememora quién parecía ser. Una persona seria, cabal, socialmente respetable. Apenas queda un manuscrito con sus memorias. En la portada se advierte: Sólo para locos.

Harry ha viajado mucho, ha leído mucho, ha asistido a innumerables conciertos. Todo ello ha proporcionado un sentido a su existencia.

Sin embargo, de manera inesperada, al poco de llegar a la ciudad empieza a experimentar aficiones diferentes. Como si hubiera perdido el sentido del ridículo, comienza a salir por las noches, a frecuentar extraños espectáculos, restaurantes, salas de fiestas…

Hasta que llega el momento de asistir al gran baile de máscaras. Y al Teatro Mágico, donde la entrada cuesta la razón.

¿Es por seguir la moda de los desatados años 20, justo después de la catástrofe, justo antes de la barbarie?

¿O es que ha conocido a Armanda?

Y aquí paro de contar, por si acaso queda alguien en el mundo que aún no lo haya disfrutado.

Sólo me gustaría dejar constancia de que, si tuviera que elegir sólo una, si entre todos esos millones de obras que decía al principio me dieran a escoger sólo una, El lobo estepario es la que me llevaría a una isla desierta.

O a la estepa…
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 29 de junio de 2014

El legado

Y a ti, querido sobrino, cuando crezcas te lego la colección de los X-Men.

Y la del Capitán Trueno. Y Batman, y Watchmen, y El Incal, y El Jabato, y todos los tomos de Sandman, y la recopilación que acaban de sacar de Manos Kelly, y La cosa del pantano, y, y…

Ah, sí, claro, el Pollo Pepe, que no se me olvide.

¿Qué te parece? Ya te relames, ¿eh?



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 23 de junio de 2014

El Mundial

Bueno, pues ya está, por los suelos.

Se acabó.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 21 de junio de 2014

Una foto del rey Felipe

El cuarto, claro…




Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 17 de junio de 2014

Para lo que hemos quedado…

Hasta ahora creía que mis nuevos compañeros de trabajo, la mayor parte veinteañeros, eran más inteligentes, ágiles y despiertos que yo en todo. Que me daban cien vueltas, vamos.

Es ley de vida, yo soy de la época del BUP.

Inciso: aclaro que la P de BUP no significa Pleistoceno, sino… Paleolítico. Hay una cierta diferencia.

Pero el caso es que mi confianza en la habilidad de estos muchachos para medrar en un mundo plagado de tiburones y morenas se ha visto seriamente empañada.

Otro inciso: morenas como el pez teleósteo ese de cuerpo viscoso y sin escamas, no morenas de… Ah, dejémoslo.

Me pregunta el compañero a mi derecha:

−Oye, estamos montando una despedida de soltero, ¿te apuntas?

Y yo, pensando en la clase de bacanales que se asocian a esas celebraciones, le respondo:

−Puf, pues no sé.

−Venga, que pensamos ir todos.
−¿Todos, todos?
−Bueno, las chicas no. La idea es "entrarles" a las que nos encontremos por ahí.
−Mmmm.
−Y para eso necesitamos a alguien como tú, así, con pinta de gentleman.
−¿Eh?
−Sí, alguien que le pueda entrar a las tías por nosotros. Los demás, es que damos pena.

¿¿¡¡!!??

¿¡Yo!? ¿¡Hacer yo qué!?

Celestino para la nueva generación.

Ayayayay. Para lo que hemos quedado…


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 11 de junio de 2014

Nuestro mundo

¿No son acaso todas las sonrisas, en cualquier lugar del mundo, una misma sonrisa?



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 6 de junio de 2014

Automatic Lover

Ay, ojalá el presente fuera tan cibernético en todos los aspectos de la vida como se imaginaban allá por los años 70. Ya quisiera yo ser un autómata de carcasa metalizada, prestando servicio sin preocupación por inútiles debilidades humanas…


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 2 de junio de 2014

Inspiración

Aprovechando las últimas noticias, vamos a colar de rondón una foto palaciega. Ya llevaba yo unos días sin saber qué publicar...



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 24 de mayo de 2014

Orgullo

Mi amiga la bruja, la de ojo de palantir y lengua de falcata, me manda un mensaje de felicitación:

«Enhorabuena, es tu día».

Y como mi cumple ya hace semanas que pasó, entiendo lo que en realidad quiere decir:

«25 de mayo, día del Orgullo Friki».

Claaaaro, era eso. Tenía que haberme percatado de que algo extraordinario se avecinaba cuando ayer vi tropas de asalto imperiales dando vueltas.

Pero, distraído de mí, las tomé por una patrulla de rutina. Tras aplicarles una técnica de sugestión telepática jedi estándar ("el emperador es bueno, el emperador es mi amigo"), me dejaron pasar sin cacheos ni preguntas.

Qué chorrada, por favor. ¿En qué mundo vivimos? Día del Orgullo... Lo que necesitamos son menos frikis y más gente que se ponga las pilas y se aliste de una vez, que ya nos han dado la del pulpo en Hoth. A ver si nos va a pasar lo mismo en la luna de Endor...



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 18 de mayo de 2014

El premio

Me sentí indignado.

Me sentí muy molesto.

Humillado y ofendido, añadiría a lo Dostoyevsky.

El jurado plenipotenciario que asignaba premios para motivar al personal en la empresa, el que tenía en su mano elevar la moral de la tropa, dictaminó por votación que de todos los posibles galardones en metacrilato, a mí me tocaba el de...

¿Pero qué estarían fumando?

¡A mí me tocaba el de la simpatía!

(.........)

¡Yo de bufón! ¡Como Rigoletto! ¡Burla cruel! Cortigiani, vil razza dannata...


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 12 de mayo de 2014

Layla enamorada

Sobre el puente del Canal de Corinto, Layla le declaró su amor.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 8 de mayo de 2014

Óleo sobre lienzo

Amanecía cuando por fin llegué a casa.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 22 de abril de 2014

Vida de perros

Nada, ropa chula, gafas de marca, coche caro con chófer, y aun así no había manera. Ya no sabía qué hacer para que se fijara en él cuando se cruzaban por la calle.

La hermosa cocker spaniel le traía completamente loco.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 18 de abril de 2014

El inconformista

Tras probar todos los canales de la televisión digital terrestre, reorientó la antena.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 2 de abril de 2014

Mi amiga

Le dije hace un rato a mi amiga que pensaba hacer aquí una breve semblanza suya. Y lo prometido es deuda, así que, ¿para qué dejar pasar más tiempo?

Mi amiga es una Lady Sith del lado oscuro, suma sacerdotisa de Chtulhu, vecina prominente de Salem, guardiana de los misterios de Canaan, jibara adoptiva, gran empaladora transilvana.

A la mínima que te descuidas, disfruta triturando almas sencillas y angelicales (como la mía) en la Thermomix de su lengua acerada.

Con una mirada lee el más profundo de tus miedos. Con una palabra sobre el color de los calcetines que llevas puestos es capaz de mutar tu autoestima en flojera de gónadas.

O convertir tu templanza en la de un catador oficial de la Oktoberfest.

Incluso en el Fondo Monetario Internacional, ese reputado nido de azufre, tendrían buen cuidado de enfrentarse a sus iras. Yo creo que por eso seguimos en el euro.

Fillet of a fenny snake, / in the caldron boil and bake…

Y más cosas que ya se me ocurrirán, pero por decirlo en una sola frase…

Me cae bien mi amiga.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 29 de marzo de 2014

La encrucijada de Carabanchel

La Guerra Civil.

De las novelas que haya podido leer al respecto, La encrucijada de Carabanchel, de Salvador García de Pruneda, es la que más vívidamente acude a mi memoria para relatar los años que acabaron conduciendo a aquella locura.
Se despidieron. Tomó Enrique el metro. Vio en las escaleras los mismos mendigos de siempre y en los coches atestados una humanidad que se hacinaba, camino de las Ventas.
−¡Sin empujar, que hay sitio!
Una muchacha de servir le decía a un soldado:
−¡Militar, no me meta la mano!
Cuando al entrar en una estación el tren frenaba, la masa humana iba hacia adelante; cuando arrancaba, hacia atrás. Miraba Enrique el movimiento alterno de las cabezas de aquella pobre gente, sus modestos atuendos, su alegre resignación.
−Vamos como sardinas en banasta –comentaba una vieja.
−A mí no me gusta la soledad –decía un hombre de unos cuarenta años, con pinta de jaque.
−Pues va usted bien servido, caballero –le contestaba una jamona.
Pensó Enrique en el confortable ambiente de Sakuska, en el césped mullido del hipódromo.
−Es mucha la diferencia –musitó entre dientes.

La historia abarca desde las boqueadas de la dictadura de Primo de Rivera hasta 1936. Dos de sus protagonistas, Enrique y Paco, son jóvenes estudiantes recién llegados a Madrid. Se habían conocido de niños y por casualidad vuelven a encontrarse durante una protesta universitaria.

Llevados a la comisaría, comienzan a forjarse de nuevo esos lazos perdidos. Amistad a la que se unen otros condiscípulos y profesores, inflamados por los cambios que se avecinan en el destino del país.

Y también reaparece Ana María, aquella niña con quien jugaban y que ya no es una niña.

Los acontecimientos siguen su curso. Por un lado, los que quedarán recogidos en los anales: cae el gobierno, pasa sin pena ni gloria la "dictablanda" del general Berenguer, elecciones municipales, el rey abdica, se proclama la República…

Por otro, los pequeños detalles, las experiencias cotidianas que van moldeándoles: expectativas, incertidumbres, tertulias en el mítico café Granja el Henar, mentores como Don Mariano, figura valleinclanesca… También, en el caso de Enrique, la difícil elección entre el amor platónico por la aristocrática Ana María, o el mucho más carnal que le ofrece Fina, artista de variedades.

Y poco a poco, todos van tomando posiciones. Aquellos compañeros que antes formaban una piña comienzan a desconfiar unos de otros, a mirarse de manera diferente según su adscripción política: falangistas, comunistas, anarquistas, monárquicos, republicanos... Cada bando cree tener la razón de su parte, cada uno sueña con un ideal. Y Enrique ha de nadar entre aguas, sin querer renunciar a nada ni a nadie.

Hasta que llega el 18 de julio. Los sublevados en la capital se concentran en el Cuartel de la Montaña. Los milicianos pretenden tomarlo al asalto, imposible quedarse al margen. ¿Cómo reaccionarán Enrique y Paco? ¿Cómo lo harán los demás personajes que les han acompañado página a página? ¿Dentro o fuera de los muros? ¿Dispararán sin importarles quien se encuentre bajo la mira de sus fusiles?

El relato es absorbente. Los caracteres, incluso los secundarios, presentan un gran caleidoscopio de matices. La sociedad de la época se describe con maestría.

El resultado es un libro redondo. Se editó hace ya mucho y no queda otro remedio que buscarlo de segunda mano, pero quien busque hallará. Vale la pena.
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 16 de marzo de 2014

Rebelde

–¿Te acuerdas del viaje a Italia que hicimos con el colegio?
–Hombre, ya lo creo. Aquel viaje de fin de curso.
–Tengo que confesarte una cosa: cómo te admiraba.
–¿Eh?
–Es que ibas a tu bola, escuchando esa música rara, y no te importaba lo que pensaran de ti los demás. Un rebelde.

Hago entrechocar los hielos en el vaso.

Mmmmmmm... Música rara. Rebelde.

Creo que me voy a hacer un tatuaje. Uno que ponga Wolfgang Amadeus…


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 12 de marzo de 2014

Los solteros

Un título rotundo de Muriel Spark, con efecto de llamada al ávido lector: Los solteros.
–¿Pero quieres casarte o no?
–No puedo decir que sí –dijo Matthew antes de sorber el té, que con el método de Ronald se había enfriado–. Todos tenemos el deber de casarnos. ¿No es así? Hay dos caminos en la vida: el sacerdocio y el matrimonio. Y hay que elegir.
–¿De veras crees que es necesario? –dijo Ronald–. A mí me resulta evidente que no es obligatorio elegir una de esas opciones. Estamos hablando de la vida. No es un juego.
–Sólo estoy repitiendo lo que me han enseñado en la iglesia –dijo Matthew.
–No es una doctrina oficial del todo –dijo Ronald–. No hay una ley moral que prohíba ser soltero. No exageres, por favor.
–Pero uno no puede pasarse la vida entera acostándose con chicas y confesándose luego.
–Eso es una cosa muy diferente –dijo Ronald–. Eso es puro sexo. Aquí estábamos hablando del matrimonio. Tú quieres tener una vida sexual pero no quieres casarte. No se puede tener todo.
–Al final no tendré más remedio que casarme –dijo Matthew, la mirada perdida en las hojitas de té que se mecían en el fondo de su taza–. El único modo que tengo de eludir el sexo es confesándome y renovando mis votos de castidad cada semana, aunque no siempre funciona.

Quizá el rasgo más destacado de esta novela sea su estilo cien por cien british. Es decir, que la manera de contar, de dar vida a los personajes y las situaciones, el ambientillo, es marca registrada de autores de la isla. Como ver una serie de la BBC en la tele, vamos.

En concreto, me gusta el fino humor que impregna cada página como la niebla en Piccadilly, y que sin mover a abierta carcajada, sí nos empuja con buen cuerpo tras las andanzas de un grupo de solteros londinenses, algunos empedernidos, irreductibles, y otros que se debaten entre continuar en ese estado civil o catar las mieles del matrimonio.

Las vidas de todos ellos irán convergiendo en espiral hasta acabar reuniéndose en la sala donde se ha de juzgar a Patrick Senton, por fraude y falsificación. Ay, aquel "desafortunado incidente" ocurrido con la señora Flora…

Fácilmente recomendable.
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 9 de marzo de 2014

Los judíos

Para aprender algo más sobre el devenir del "pueblo elegido", que desde sus albores como tribu del desierto tan extraño protagonismo ha tenido a lo largo de la historia, propongo el libro Los judíos, de Luis Suárez.
Con el paso del tiempo, los inquisidores, cuya misión consistía en limpiar la sociedad de todas sus adherencias, fueron recogiendo datos acerca de los judaizantes. Las cifras correctas que manejamos de los procesos incoados por los famosos tribunales, permiten suponer que no eran demasiado numerosos si se compara con el total de la población conversa, pero podían contarse por millares los que habían vuelto a la obediencia del Talmud. Advirtieron entonces a los Reyes que la tarea a ellos encomendada no podía cumplirse mientras la ley amparase las prácticas talmúdicas de los judíos: en las sinagogas y en sus escuelas estaban los verdaderos focos de «herética pravedad». El 1 de enero de 1483, esto es, mucho antes de que Torquemada asumiese la dirección, los dos inquisidores escogidos por los Reyes de acuerdo con la bula de Sixto IV, Miguel de Morillo y Juan de San Martín, actuando de oficio, prohibieron la residencia de judíos en las diócesis de Sevilla, Cádiz y Córdoba. El Consejo Real ratificó luego esta orden, sin duda con conocimiento de los propios monarcas, asignando un plazo de seis meses para la evacuación. Muchos judíos creyeron que se trataba de una medida provisional y que, cuando los inquisidores concluyeran la tarea que, con gran dureza, estaban realizando, serían autorizados a regresar a sus casas.

Nos encontramos ante una obra que podría calificarse de enciclopédica, erudita más que divulgativa. Es decir, que su contenido es denso.

En lugar de narrar hechos a vista de pájaro, el autor analiza de forma minuciosa todos los aspectos sociales, culturales y religiosos entrelazados. Y teniendo en cuenta la amplia distribución geográfica de la diáspora y tantos siglos que tiene que cubrir en su propósito, tales aspectos resultan de lo más prolijo.

Por lo tanto, recomiendo no querer absorber todo el texto de una sentada, como si se tratase de una novela. Mejor una lectura tranquila, con suficiente tiempo por delante y unos cuantos pretzel a mano para ir picando. Bueno, y ya que nos ponemos, un vinito galileo.

Nada más. Shalom.
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 5 de marzo de 2014

El dolor de la guerra

Vietnam, escenario de memorables historias cinematográficas, es también donde se desarrolla El dolor de la guerra, de Bao Ninh.
Mientras se disponía a dejarlo, Phuong le dijo:
–Somos prisioneros de los recuerdos de momentos maravillosos que pasamos juntos. Esos recuerdos nunca nos abandonarán. Pero hemos cometido un grave error: pensé que haríamos frente a unos cuantos obstáculos mínimos, pero no son mínimos, sino gigantescos como montañas.
Y continuó su reflexión:
–Debería haber muerto aquel día, hace diez años, cuando atacaron nuestro tren. Al menos me habrías recordado pura y bella. De esta forma, aunque estoy viva, soy una página negra en tu vida. Tengo razón, ¿no es cierto?
Kien guardó silencio. Ella volvió a salir de su vida, y él no hizo nada por detenerla.
Entonces creyó que era lo mejor, pero mantener esa actitud fue más difícil de lo que imaginaba. Pasó una semana, luego dos, y un mes. Cada vez estaba más inquieto, era incapaz de concentrarse, ni siquiera aparecía por la universidad. Se sentía incómodo, no conseguía relajarse ni organizar sus días de la forma debida.
Vivía pendiente de un hilo. Cada vez que oía unos tacones repiquetear en las escaleras, le daba un vuelco el corazón. Pero nunca era ella.
Empezó a pasarse las horas mirando por la ventana, luego paseando por las oscuras calles, de vez en cuando volviendo la cabeza esperanzado. Las noches malas perdía el control por completo y se derrumbaba, sollozando con el rostro hundido en la almohada. Sin embargo, sabía que si ella volvía a su lado, ambos sufrirían de nuevo.

Bao Ninh fue soldado: según su nota biográfica, uno de los diez supervivientes de su brigada. Diez de quinientos. Por ello, cuando presenta a unos "vencedores" rotos por los recuerdos, a personas con nombre y apellido, con padres, amigos, esperanzas y sueños desmembrados, su credibilidad es indiscutible.

¿Qué nos ofrecen estas páginas? ¿Momentos bélicos? Los hay, por supuesto, y se materializan con una nitidez que sólo los escritores de altura pueden lograr. Cuando el silbido de los proyectiles queda atrás, cuando las llamas del napalm se han extinguido, aún permanecen en el lugar de la batalla las invisibles «almas que aúllan».

Sin embargo, no es eso de lo que trata. El centro de la historia es realmente… el amor.

Un amor sin futuro entre dos jóvenes que han crecido juntos y juntos descubren el mundo: la decidida Phuong, de «belleza ardiente, sensual y llamativa», y Kien, «el espíritu triste», como le apodan sus compañeros nada más ser reclutado.

Si la descripción de la lucha en la jungla, como decía, es escalofriantemente realista, los momentos en que ambos adolescentes se buscan, se aferran «el uno al otro como si no existiese el mañana, como si no hubiera tiempo que perder y necesitaran pasar cada instante juntos», nos traen oleadas de intenso lirismo.

Obra imprescindible. Vamos, en mi muy modesta opinión.

Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 2 de marzo de 2014

Cualquier parecido…

Los personajes y hechos descritos en esta película son completamente ficticios. Cualquier parecido con personas verdaderas, vivas o muertas, o con hechos reales es, ejem, pura coincidencia.
La escena comienza con un tipo metido en su rinconcillo de la oficina, la tez macilenta y los ojos miopes en forzado amartelamiento con la pantalla del ordenador, adicto al mal café y a las galletas con aroma artificial de manzana y sesenta y nueve kilocalorías por unidad.

–Ven para acá un momentito.
–¿Sí, bwana?
–Como vemos que pasas aquí muchas horas, habíamos pensado en nominarte para un reconocimiento. 

¡Guau!, algo así como empleado del mes. Parece de cine, creía que sólo pasaba en las películas. ¿Y ahora qué viene? ¿Entrevistas? ¿Flashes? ¿Focos? ¿Alfombra roja? ¿Limusina en la puerta? ¿Aplausos enfervorecidos? Tendré que ensayar el discurso.

–Pero luego hemos pensado que a partir de mañana te bajamos el sueldo. Ah, y además te vamos a mandar a hacer otras cosas más feas, algún trabajo que realmente no te guste. ¿Tienes alguna queja? No, ¿verdad? Pues hala…

Eeeeeh, esto también es de cine, al fin y al cabo. Y además del bueno…


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 26 de febrero de 2014

Discurso político

En mi entrada de hoy seré breve y directo.

Conciso y espartano.

Diré las palabras justas, ni más ni menos.

Exactamente lo que pienso.

Sin circunloquios ni rodeos.

Lacónico.

Contenido.

Circunspecto.

De verbo austero.

Iré al grano.

Ante todo, las cosas claras.

En resumidas cuentas…

Que no pienso enrollarme.

Ya está.

¿Aplausos?



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 19 de febrero de 2014

Guapear

Estaban entrevistando a un jugador de no sé qué equipo de fútbol en la tele. El partido iba a ser muy importante, trascendental, histórico, irrepetible (al menos, hasta el de la semana siguiente), y el esforzado pelotero anticipaba la actitud que debían tener los once de su bando sobre el terreno de juego:

–Como decimos allá en mi tierra, tenemos que salir a guapear.
(De guapo).
1. intr. coloq. Ostentar ánimo y bizarría en los peligros.
2. intr. coloq. Hacer alarde de gusto exquisito en los vestidos.
3. intr. Bol., Chile, Cuba y Ven. Fanfarronear.
4. intr. Ven. Resistir con valor golpes físicos o morales sin manifestarlo expresamente.

¿Mmmmm? ¿Guapear? Mis orejillas se alzaron, repentinamente intrigadas. Al principio fue apenas un runrún que me daba vueltas. Después empecé a notar una especie de llamada atávica, batiendo tambores de desperezo. Lo pensé y...

Sí señor, me gusta. Así me lo voy a montar cuando salga de casa mañana, ostentando bizarría y valor ante lo que se me venga encima. Ya está bien de arrastrarse apático por esos mundos. Incluso he hecho veinte… ejem, diecinu… ocho abdominales para ponerme a tono.

Aunque lo del alarde de gusto exquisito en los vestidos todavía no tengo nada claro cómo solucionarlo, no.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 16 de febrero de 2014

Schönheit beglückt nicht den, der sie besitzt, sondern den, der sie lieben und anbeten kann

Eso es lo que dijo Hermann Hesse…

Que la belleza no hace feliz a quien la posee, sino a quien puede amarla y adorarla.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 12 de febrero de 2014

El grafitero

La pared era tan blanca, tan nueva, estaba tan fuera de lugar en aquel barrio, que no pudo resistirse.

Al terminar dejó los botes de spray en el suelo y miró alrededor con suspicacia.

Ni un alma, apenas la sombra de la farola. Si lo hacía ahora, nadie podría delatarle.

No se lo pensó dos veces. Se ató un pañuelo a la cabeza.

Soltó las escotas, aparejó el trinquete, izó las gavias.

Y levó el ancla.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 2 de febrero de 2014

Estoy...

Comenzó a escribir distraido en Google: Estoy…

Dejó de teclear un momento.

Las sugerencias inmediatas del buscador fueron:

Estoy enamorado
Estoy cerca.
Estoy aburrido.
Estoy tocando fondo.
Estoy embarazada.
Estoy triste.
Estoy en la banda.
Estoy pensando en ti.


Hizo un mohín de fastidio y sacudió la cabeza ante tanta estupidez robótica.

Desde luego, no creía estar embarazado.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 30 de enero de 2014

El rockero

Querido blog: hoy...

¿Pero cómo coj... se me ocurre abrir una entrada con esa frase? Joer, que soy un tío bragado, que llevo barba de tres días, chupa negra y voy por la calle escuchando a Barón Rojo.

Nada, nada, la borramos, ya pensaré en otra cosa. Bueno, a ver si lo tengo todo preparado, que es tarde y hay que irse a la piltra.

¿La chupa? Sí, colgada en el galán de noche, no vaya a ser que se me arrugue. ¿El ipod cargado...? Vale. Ah, voy a darme un poco de gel hidratante en la barba, que si no por la mañana se pone como la lija.

Es que ya lo dice la canción: los rockeros van con tías buenas.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 28 de enero de 2014

Catarsis

No puedo imaginar, va más allá de cualquier entendimiento metafísico, que pueda existir otro placer en la vida mayor que asistir a un Tristán (y una Isolda, claro).

Incluso en lo más alto del gallinero del Real, con las rodillas medio encogidas durante horas, con un tipo al lado que se duerme (¡y ronca!) nada más sonar el acorde del tercer compás, langsam und schmachtend...

Otro detrás a quien se le cae estrepitosamente el móvil durante el solo del corno inglés...

Y un tercero delante que se pasa la velada iluminando la pantalla del suyo...

No hay fuerza suficiente en el universo para evitar que el éxtasis más puro nos atraviese una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez.

En una palabra:

Catarsis.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 26 de enero de 2014

Amor frustrado

–¿Y tú eres vip?
–Bueno, no, eh, del montón más bien. Normalito. Tirando a insignificante.
–Vaya, lo siento. Entonces no tienes nada que hacer conmigo.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 24 de enero de 2014

La Mirinda

La lancha aceleró, salvajemente encabritada sobre las olas, alejándose de la isla a la máxima potencia de sus cuatro motores fueraborda.

–Bien hecho, brillante misión. Este es el fin de Spectra. Se nota que todavía estás en forma.
–Bueno, no ha sido nada. Pura rutina, jefe. ¿Hay algo de beber en el frigo?
–¿Te apetece una Mirinda?
–Ja, ja, ja. Mirinda, qué cachondo, si eso es del año de la tana. Y unos sugus para acompañar. Y petazetas, y un flash de segundo. Y de postre palotes, y un Tigretón, y... y... Ja, ja…

Ja…

¿Ja?



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 22 de enero de 2014

Otro sueño

Iba con una amiga por una calle de mi antiguo barrio. Giramos a la derecha y de repente no reconocí dónde nos encontrábamos.

Entramos en un taller. Recuerdo que había dos antiquísimos 600, herrumbrosos, cayéndose a pedazos. Pasamos por un patio, subimos un terraplén, atravesamos una malla metálica…

Aún no me orientaba, pero seguimos caminando hasta alcanzar un seto. Entre hojas y ramas, mi amiga descubrió una consola con teclas. Me susurró que marcara una secuencia de números.

Se abrió una puerta secreta en el seto. Al otro lado nos aguardaba una sala en semipenumbra, con una escalera de caracol elevándose en el centro.

Un estrecho pasillo. Una ventana muy alta. Ella me pidió que la levantara, haciendo estribo con las manos, para poder mirar.

Llegó un oso polar con una gorra en la cabeza y nos dio la bienvenida.

Las seis de la mañana. Despertador.

A toda prisa garabateé estas notas, con una letra que ahora me resulta difícil entender. Atisbé si estaba nuboso tras el cristal de mi habitación.

Y me planteé qué me depararía la jornada.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 18 de enero de 2014

2013 en remembranza

¡Hala, menuda siesta! ¡Me he quedado frito y ya es 2014!

Con los párpados aún rebeldes a abrirse tras su larga hibernación, releo lo último que quedó registrado en esta bitácora, aquellas grandes esperanzas que depositaba en 2013. ¿Se habrán cumplido?

¡Uaaaaaaaaah! ¡El Madrid, campeón de liga! ¡Uaaaaaaaaah!



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...