lunes, 25 de julio de 2011

En la Armada

Por sorteo me hubiera tocado hacer la mili en la Armada. Pero era tan miope como un rinoceronte.

De manera que mi examen con la teniente médico fue más o menos así:

–Teniente: ¿Cuántos dedos distingues en mi mano?
–Yo: Eh, tres... ¡No, cuatro! Cuatro... creo... O dos...
–Teniente: Déjame las gafas.
–Yo: Aquí tiene. ¿Me puedo apuntar de artillero? En un acorazado, creo que ahí usan balas gordas. O en un submarino, con esos pedazo de torpedos.
–Teniente: Hum, ¿algún otro defecto físico?
–Yo: Bueno, defecto, defecto, habría que matizar el término, establecer ciertas bases, analizarlo desde una perspectiva ontológica, teleológica, epistemológica...
–Teniente: Altura, bien. Peso, bien. Sin pies planos.
–Yo: Y los dientes son todos míos.
–Teniente: Por ahora vete a casita. Ya te mandaremos la carta con el resultado.
–Yo: ¡A sus órdenes, señora, sí señora!
–Teniente: ¡Otro!
–Yo: En la Armada, tu patria así protegerás, en la Armada, con tu uniforme de oficial, en la Armada, las chicas tú deslumbrarás, en la Armada, en la Armada... plas, plas, plas... ♪♪♪

Y luego me dijeron que era un inútil. ¿Eso iba con segundas? Con lo bien que hubiera hecho yo de vigía...



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 comentarios:

Monique LaMer dijo...

Ah, pero los miopes, incluso los que sólo lo somos ya en el ADN, podemos ver más allá...ah, qué estratega perdió el país!
Un abrazo

Netomancia dijo...

Jaja, muy divertida entrada don Mannelig, sin desperdicios.
Saludos!

Mayte dijo...

Empiezo el día con sonrisa gracias a tu entrada
;)
Feliz lunes

Winnie0 dijo...

jajaja Me has hecho reir a carcajada...jaja Un beso "inútil"

Edurne dijo...

Te pareces a Gila, jajajajaja!
Las balas gordas...

Pues oye, mejor para ti, claro, pero la diversión que se perdieron los de la Armada, qué?

Pues yo hice el famoso Servicio Social antes de entrar en Magisterio. Todo un verano en una Maternidad, pero resultó que me tenían rifada, pasé por bastantes departamentos de la Maternidad, aprendí mogollón!

Hasta la próxima, mi Almirante!
;)

Lola Mariné dijo...

Me he reido un montón con tu texto.
No te conocia esa faceta humoristica.
Saludos

luis dijo...

Lo tuyo, creo yo, es ms de´desarrollar el sentido del tacto, efectivamente.
Seguro que pera esos menesteres nadie te declararía inutil. Seguro. Y más ahora que hay tanta teniente.
Es broma. Abrazos.

Miguel Baquero dijo...

También es que esta gente de la Armada son de un exquisito que para qué... sólo quieren marineros pluscuamperfectos, y así no puede ser. De vigia o llevando el timón hubiera sido un puesto idóneo para ti

Paloma Polaca dijo...

Bueno, siento que no encontraras tu lugar en la armada, al menos te queda este cover de Village People.

Un saludo.