jueves, 27 de enero de 2011

Schubertiada III

Contemplo mi reflejo en la ventana.

Le pido en silencio una luz ya perdida.

Y sus labios se mueven en respuesta: Du Doppelgänger!, du bleicher Geselle!

Pálido compañero…



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comentarios:

Lola Mariné dijo...

A veces el reflejo no está en el cristal, sino dentro de nosotros.
Saludos

luis dijo...

Sea como sea siempre hay un reflejo, una manifestación externa de uno mismo y ocurre que a veces uno no sabe cual es la real.
Impresionante el video.
Gracias por compartirlo.
Saludos

Erato dijo...

Madre mía.Cómo he podido perderme esta secuencia Schubertiana? Me ha maravillado.Y estoy con Luis, impresionante el video.Gracias y un beso