jueves, 18 de noviembre de 2010

Primavera mortífera

Hoy nos acompaña un maestro, Lajos Zilahy, con su novela Primavera mortífera.
Detrás de la pareja salió una muchachita; se parecía mucho a la madre. También tenía los dientes algo hacia fuera, pero menos que la madre, y ese ligerísimo defecto daba a su rostro una especial expresión que hasta resultaba agradable. No era fea ni guapa, pero emanaban de su persona, como un suave perfume, la juventud, la distinción, la pureza de cuerpo y de alma. Antes de subir las escaleras, consulté en el portal de la casa la lista de inquilinos. Entre los nombres que correspondían al primer piso se podía leer: «Otto von Ralben, General der Cavallerie».

Pensativo, subí por la escalera. Entre el segundo y el tercer piso me detuve, me apoyé en la pared y, tras una breve vacilación, decidí que la muchacha de la dentadura un tanto salida, la hija del general de rostro severo, sería un día mi esposa. Sé perfectamente que todo esto, contado así, debe de parecerte absurdo y hasta ridículo; pero ten por seguro que de esta manera suele decidirse el destino de los hombres y surgen amores mortíferos. Uno vuelve la cabeza en la calle para mirar a una mujer que pasa y se dice: «¡Qué rostro más bello...!». Al día siguiente, volvemos a cruzarnos con ella; al tercer día, mientras estamos comiendo en el restaurante, pensamos en ella; al cuarto, nos hemos acostumbrado a pensar en ella, como los pulmones de un muchacho se acostumbran al humo del tabaco. Y dos meses más tarde, cada una de las fibras de nuestro sistema nervioso está dolorosamente inflamada por un veneno inexorable y mortífero. Pero esto sólo se advierte después, cuando ya es demasiado tarde...

Se trata de una extensa carta que el protagonista, de quien nunca llegamos a saber el nombre, dirige a un amigo de su infancia. Le ha visto llegar al mismo hotel donde él se aloja, ha reconocido a la mujer a su lado como aquella chiquilla que fue compañera de juegos de ambos, y en lugar de saludarlos con gozo ha corrido a ocultarse, a redactar para ellos sus últimas líneas a la luz de una lámpara. Porque, cuando llegue el alba, quiere pegarse un tiro en el corazón.

Un joven apuesto, terrateniente acaudalado en la Budapest imperial, miembro de la élite, con una prometedora carrera en ciernes, ¿qué le impulsa a tomar tal decisión? ¿Quizá Edit von Ralben?

Rememora el momento en que se cruzó con ella en la escalera de casa, la fiesta a la que pudo hacerse invitar, sus primeros paseos en el monte Gellért, arropados por la complicidad de la madre, la primera vez que apoyó la cabeza en su regazo, la primera vez que la vio desnuda... Y también, la primera vez que la vio hablando con el conde Ahrenberg. ¿Su rival?

A partir de aquí su existencia empieza a resquebrajarse: juego, deudas, desprecio social... Hay una posibilidad de salvación cuando entra en escena Józsa, que arrastra sus propios secretos. Ella le ama, pero, ¿será eso suficiente?

Venga, que es una novela estupenda, de verdad, hacedme caso, no os lo penséis más. Vuestro destino es leerla.
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

Winnie0 dijo...

FELICIDADES pòr este cumpleblog y además tomo buena nota de la recomendación porque me ha saltado el gusanillo de la curisosidad. Besos y de nuevo enhorabuena

Luis dijo...

Para mí este lugar es y ha sido desde hace tiempo un punto de referencia. Me gusta leer más que comer con los dedos y a lo largo y ancho de tu andadura por estos rastrojos blogueros, me has apuntado algunas ideas sublimes en esto de elegir un libro. A ti debo la compra y posterior lectura de algunos libros de H. Mankell, de esos que apuntan a la literatura infantil, pero que a uno le dejan el alma encogida y que marcan un antes y un después de su lectura.
Los desvaríos son tan increíbles, tan mágicos que este blog se merece cumplir muchos años más y yo apunto que así será porque por ahora goza de un estado de salud inmejorable.
ENHORABUENA mi amigo

Erato dijo...

Pero ¿quién puede negarse a ir volando en busca de esta novela si nos la presnetas como el mejor?Anotada queda.Tiene tintes por lo que cuentas que me fascinan.La música que traes siempre, para qué decirte y tus desvaríos propios...Por dios, ni los dejes, que me hacen pasar muy buenos ratos.Así que felicidad y vida a tu blog, que para mi es una visita necesaria desde hace muucho tiempo.Besos, Mannelig

Edurne dijo...

Ya me he agenciado la novela.
Ayer a la tarde me acerqué por la FNAC y tachán! Claro, ella y otros dos libros, jajaja!Estoy "cortejándola", tiene muy buena pinta... seguro que me va a gustar mucho!

Grazzie tante siñore per la recomendazzione!
;)