miércoles, 28 de julio de 2010

El duelo

Lugar: un autoservicio de comidas que no le recomendaría a nadie a este lado del río Pecos. Hora: el día ha sobrepasado ya su cenit. Los habituales del lugar dan vueltas, comprobando el contenido de los diferentes potes, ollas y sartenes, recelosos de acallar los gruñidos del estómago con las poco apetitosas propuestas del cantinero.

Yo también merodeo entre la multitud, oteando dónde podré sentarme. En el horizonte distingo un sitio vacío. A cada paso que doy para alcanzarlo, antes de que otro más rápido me lo arrebate, el cuchillo y el tenedor van entrechocándose sobre mi bandeja con un sonido argénteo, semejante al de las espuelas: clin, clin, clin...

El camino se estrecha, se convierte en un desfiladero: debo pasar entre dos grandes mesas y sólo cabe una persona a la vez. En ese mismo momento, un grupo viene en sentido contrario, acaudillado por alguien con la misma determinación. Se detiene. Me detengo. Nos miramos escrutadoramente a los ojos...

Los halógenos del techo inciden sobre nuestras facciones, llenándolas de aristas de luz y sombra. A pesar del aire acondicionado, una gota de sudor se forma en las sienes. El tiempo ha quedado casi suspendido. Cuando por fin vuelvo a mover los músculos de mis piernas, es como si todo ocurriera a cámara lenta.

Retrocedo. Me aparto. Se cierne sobre mí la amarga derrota, planeando con sus alas de zopilote. Él cruzará primero.

Al fin y al cabo, se trata del presidente de mi empresa. Demasiado sheriff para un humilde pistolero.


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 comentarios:

Winnie0 dijo...

ja ja Es un duelo con desilgualdad de "poder" Eso no vale...Besos

el arte de sentir dijo...

Estoy con Winnie jejeje...Es lo que tiene el poder, pero aún así tu mostraste tus dientes

Alís dijo...

jajajaja
Efectivamente, no era una lucha entre iguales.
Muy bueno el relato, con un suspense perfecto. Una auténtica película del oeste. Te felicito

Besos

PABLO FRANKO dijo...

Diré algo obvio colega:
A veces hay que resignar una batalla para ganar luego la guerra.
Excelente clima. Un abrazo.

Netomancia dijo...

El sentido de la supervivencia primero.

Magah dijo...

jaja, inteligencia bien aplicada. A veces es mas que bueno dejar las "quijotadas"
Abrazo!