domingo, 11 de julio de 2010

Alumno distraído

Me cuenta una profesora de dibujo que, de repente, uno de sus mejores alumnos ha bajado mucho el rendimiento. Básicamente, se distrae en clase. En un intermedio le pregunta si todo va bien, si tiene algún problema, y un compañero que anda cerca responde en su lugar: «Es que se ha enamorado, seño». Él asiente. Al fin y al cabo tiene doce años, así que desde su punto de vista se trata de una circunstancia importante, incluso trascendental. Desde luego, bastante más que la perspectiva caballera o la isométrica.

Pues no, chaval, no, así no vamos a ninguna parte. Tienes que concentrarte, tienes que ignorar estoicamente cualquier factor que perturbe tu objetivo: estudiar, estudiar y estudiar. De esa manera te harás un adulto hecho y derecho, de los que pagan sus impuestos. No puedes, no debes dejar que te domine el ánimo algo tan simple como la cadencia de unos pasos, el sonido de una voz, una figura adivinada de soslayo, el movimiento de una mano para apartar el pelo que cae sobre los ojos, unos ojos que parpadean, unos ojos que... que... Me he distraído, ¿qué estaba yo diciendo...?



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 comentarios:

Mai Puvin dijo...

Qué placer mi señor!!!... Una caricia al alma... Te abrazo apretado!

Winnie0 dijo...

Uy el amor!!!!! nos distrae TODO

Jonathan dijo...

Gracias por esas listas de blogs de escritura, libros y música! (:

Luis dijo...

Yo también tuve una profe que se negó a entrar de lleno en ese mundo de miradas distraídas, de gestos trabajados para llamar la atención, de dedos que se hacen los encontradizos... siempre suspendí hasta el final.
A solas aprendí lo que interesa, ese otro mundo mágico y maravilloso de las relaciones personales.

Lua dijo...

Oh la la
seee... es así...
cuore dicta.
Y sé de autoexigencias,
en este mismísimo instante me estaba increpando a estudiar ahora o levantarme a las 5 am para hacerlo (son las doce de la noche). Y todo lo que puedo hacer en realidad es pasearme por las letras amigas...
Abrazo!

Alís dijo...

Algo malvado tiene el amor cuando nos distrae de todo lo demás... pero es que es tan fácil caer en la tentación...!

Muy bueno

Besos