martes, 18 de mayo de 2010

Por un par de letras de diferencia...

Con los párpados aún entrecerrados, me encamino de buena mañana a la máquina dispensadora de cafeína. Mis gestos son automáticos: inserto el dinero, elimino el azúcar y selecciono la modalidad. Al cabo de unos segundos suena un pitido, extraigo el vaso de cartón y me dispongo a dar la vuelta. En ese momento, cierto detalle me llama subconscientemente la atención.

Al lado de la máquina hay una puerta con dos ventanucos. Sendos carteles explican su utilidad. Con lentitud, dada la bruma en que se mueven mis facultades cognitivas, leo el de más arriba: Residuos inor... inor... inorgásmicos. Mmmm, no sé lo que será, pero no me interesa. A ver, el de abajo: Residuos orgásmicos.

Hombre, eso suena diferente. Ya que estamos aquí... La dificultad va a ser introducirme por el estrecho hueco. Uf, no quepo, no; ya he metido un pie, pero por más que lo intento, la pierna no entra. Si empiezo por la cabeza... Nada. ¿Tendrá truco? ¿Necesitaré comerme una galleta mágica, como Alicia?

Frustrado, abro un poco más los ojos, lo justo para darme cuenta de un tercer rótulo entre los agujeros, que reza así: Para objetos de gran tamaño, abra la puerta. La importancia de seguir las instrucciones. Lo de los tamaños depende siempre del marco de referencia, pero supongo que en este caso se aplicará a mi entera persona. Dispongámonos pues al goce.

Pero... si esto es un armario con cubos de basura. Ya totalmente despierto, vuelvo a fijarme en todo lo leído hasta entonces. Ah, no se trata de residuos orgásmicos, sino orgánicos. Qué fallo más tonto, con lo bien que podría haber empezado el día. Por un par de letras de diferencia... En fin, miro otra vez con deseo el café, que está diciendo bébeme...


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

Winnie0 dijo...

Pásame una galletita de esas de Alicia..que quiero desaparecer---ja ja Besos

yoyoyo dijo...

Con deseo el café? ¿ese café? cuidadín con tus gustos. Un Beso

PABLO FRANKO dijo...

Es difícil a la mañana leer la letra chica y así quedamos expuestos a ser timados en nuestra buena fe... Por lo menos algo humeante ha quedado... Por las dudas no firme colega. Un abrazo

Lua dijo...

Uuuyjjjajajajajaaaa

Considerarse un residuo ya da para el diván. Pero orgásmico, eso sí que suena poderoso!