viernes, 26 de marzo de 2010

Hace mucho tiempo...

Intuí la presencia del mal nada más entrar, con aquellos hombres de negro señalándome la dirección. Sin atreverme a desobedecer recorrí pasillos, bajé escaleras, crucé pesadas puertas metálicas y al fin desemboqué en la gran sala. Allí busqué el sitio que me habían asignado, entre miles de otros adeptos.

Pasaron cerca de veinte minutos, mientras el recinto seguía llenándose. De vez en cuando llegaban a mis oídos gritos guturales, inarticulados, no completamente animales, no completamente humanos. Sin embargo, algo en mi interior los identificaba como amigos. Quizá tuviera alguna oportunidad, después de todo.

No. Enseguida esos sonidos familiares se convirtieron en una ominosa respiración. Me sentí transportado de nuevo a la infancia, cuando la oscuridad tenía otro significado, cuando extrañas y amenazadoras máscaras poblaban los sueños y el súbito centelleo de un haz de luz roja podía ser lo último que viera. Él estaba cerca, muy cerca. Él...

La tensión se hizo insoportable. El momento había llegado, tenía que elegir definitivamente entre dos caminos, y uno de ellos podía proporcionarme habilidades que hay quien considera de carácter innatural. Una sombra frente a mí alzó los brazos y todo empezó. Hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana...




Siiiiiiiií, siiiiiiiií, estuve el sábado pasado en el concierto de La Guerra de las Galaxias, en el Palacio de los Deportes de Madrid. Lleno hasta la bandera, una pantalla gigante proyectando imágenes de la saga, Anthony Daniels, el actor que hacía de C3PO, como narrador, y la Royal Philharmonic tocando a John Williams en directo. Si lo mío fue un pedazo de subidón de adrenalina musical, no sé cómo denominar la reacción de los dos tipos a mi lado, que desde luego sobrepasaban los diez años de edad, y los veinte, y los treinta, cuando se pusieron a dar alaridos y brincos espasmódicos mientras sonaba como bis la marcha imperial de Darth Vader. ¿Qué lado de la Fuerza escoger? ¡Ay, qué duda…!
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

No me lo puedo creer.
Usted jugando con la espada laser y todo eso? Usted disfrazandose de Darth Vader cuando nadie lo ve?
Usted en el concierto de la guerra de las galaxias! Y encima sin saber qué lado de la fuerza escoger!
Esto es el acabose.

Buenas noches, monsieur

Bisous

Carla dijo...

Debe haber sido genial! Por lo que contas parece fascinante!

el arte de sentir dijo...

jajaj divertidísimo post...No soy mucho de la guerra de las galaxias, pero me alegro que te hayas divertido

Winnie0 dijo...

¡Es curiosa esa fiebre que desata la guerra de las galaxias! Nunca la he entendido bien...pero m ealegra que lo pasaras bien..Besos

Lola Mariné dijo...

Si es que...algunos no maduran nunca, jajaja.
Creía que nos estabas contando una novela de misterio.
Buen finde.

Netomancia dijo...

Envidia, sana pero envidia al fin.
Un abrazo sir Mannelig!

alex dijo...

A mi me ocurre algo raro porque si bien las películas no me hacen una especial ilusión, la banda sonora de todas ellas me encanta... uf, es una pasada... hubiera estado muy bien acudir al conciertazo... ufff, al menos lo que se ve fue grandioso..

Un beso cielo

Luis dijo...

De haberme hallado en óptimo estado de salud hubiera pagado con sangre un asiento en el Palacio de los Deportes y allí me hubiese dejado el alma escuchando y sintiendo el lado oscuro de la fuerza. Yo prefiero ese lado no me preguntes la razón. Un saldo y ENHORABUENA.