domingo, 7 de febrero de 2010

Era un frío amanecer

Era un frío amanecer.

Encendimos el fuego. La inmensa tela comenzó a hincharse, lentamente, hasta que sólo las amarras pudieron retenerla. Trepé hasta la barquilla. Alguien dio una orden, se soltaron los cabos y zarpamos.

El valle quedó a nuestros pies. Ascendimos más y más, navegando en busca de los vientos que habían de determinar el rumbo. A no mucha distancia iban levando anclas otras velas multicolores.

Mis ojos abarcaban el horizonte, mis manos querían tocarlo. Pronto aprendí a escuchar los sonidos que me rodeaban. La llama que portábamos a bordo se confundió con mi propia respiración.

Todo viaje tiene un final. También cuando desconocemos el destino, cuando cada segundo es un minuto, cada minuto una hora, cada hora un día, cada día un año, cada año una vida. Noté una sacudida, puse pie a tierra, volví a casa.

Y la vida continuó.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 comentarios:

Winnie0 dijo...

¡Qué maravillosa canción...me lleva por las alturas y no siento frío ni calor! Besos

La Dame Masquée dijo...

Una actividad ideal para mi vertigo, monsieur. Creo que es una experiencia que nunca conseguiran venderme, aunque lo relaten de modo tan bello como usted lo hace.

Feliz tarde

Bisous

PABLO FRANKO dijo...

Ha sido el suyo un bonito paseo por encima de estas nubes que hoy no dejan de echarnos agua aqui en Buenos Aires. abrazo colega

Luis dijo...

Me muero de la envidia de muerte que se ha despertado en mi corazón rabioso. Que inmenso placer escuchar los sonidos, esos que están ahí desde siempre y unirse a ese todo que somos.
Enhorabuena por tu aventura

alex dijo...

Que suerte... debe ser una maravillosa experiencia poder surcar los cielos de esa forma, y sentir como el aire te da en la cara...aayy, yo quierooooo

Un beso cielo

Lola Mariné dijo...

Volar y ser libre. Siempre hay que volar, aunque sea con la imaginación.
Todo viaje tiene un final, es cierto, pero puede ser un nuevo inicio.