miércoles, 17 de febrero de 2010

Dulcinea

Un miserable y vil felón, bellaco, rufián, fementido, carne de galera, descendiente directo de Ginés de Pasamonte, se atreve, ¡se atreve! a decir que Dulcinea es un ser humano de carne y hueso, no la más maravillosa princesa jamás soñada, y que se llama Aldonza. ¡Y me lo suelta a mí, en mis propias barbas! Malhaya esas palabras, que yo haré prontamente que se trague. Más le valdrá correr presto, porque a mandoble limpio he de verle arrastrarse por el suelo, humillándose ante la más fermosa figura, ante la más alta dama de todas las ínsulas y reinos que en el mundo han sido y serán. Pondrá su lindo pie sobre su cabeza y le suplicará le conceda el gran honor de ser su siervo, voto a tal. Voy a buscar mi adarga, que no sé dónde la he dejado...
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Es el libro favorito de mi señora madre :)


Muá.

Carlos Galeon dijo...

A fuer de ser sincero, he de deciros, noble caballero, que me ha gustado vuestro relato, y si vuesa merced me hace el honor, le invito a visitar mi blog de sátiras barrocas.
Atentamente, Carlos Galeón.

La Dame Masquée dijo...

No se preocupe, que seguro que se trata de otra con el mismo nombre. No ve que lo que no puede ser nunca es y ademas es imposible?
Eso sí, no olvide usted la adarga, que en casos asi uno no es nada sin ella.

Feliz dia, monsieur

Bisous

Luis dijo...

No permitáis o mi señor que nadie insulte de ese modo a tal alta mujer. Poned vuestro pie en su garganta y no lo retiréis hasta que maldiga haber nacido.

el arte de sentir dijo...

jajaja, como? estoy con luis, tu aprieta, aprieta... como se le ocurre insultar a una dama

alex dijo...

Hacía mucho que no escuchaba la canción. Me encantaba la serie cuando era pequeño. El relato muy bueno, pero que los gigantes no te nublen los molinos que tienes delante.

Bellas principes, bellos principes, que luego no llegan a ser lo que pretendíamos.

Un beso cielo

Lenny dijo...

Pese a tu enojo, me atrevo a comunicarte: Soy tu Dulcinea... real y palpable ¡y cuánto!

Excelente post y mejor música.

Abrazotes mi Caballero!

Mai

P.D. Lee el post de Cayetano en Lennylibros...

Carla dijo...

No! No puede ser ella! Dejemos tranquilas a las princesas!