lunes, 25 de mayo de 2009

Ni de Eva ni de Adán

Como ocurre en tantos otros países, también los nacidos en Japón han de arrastrar estereotipos sobre su forma de ser. Quizá el suyo sea la contención emocional. En el libro Ni de Eva ni de Adán, Amélie Nothomb tiene esa sensación de vez en cuando mientras narra sus aventuras autobiográficas.
–También es difícil ser japonés.
–Seguramente, cuenta, cuenta.

No dijo nada. Respiró. Vi cómo sus rasgos se metamorfoseaban.

–A los cinco años, como los demás niños, tuve que examinarme para entrar en una de las mejores escuelas primarias. Si hubiera aprobado habría podido, un día, ir a una de las mejores universidades. A los cinco años, ya lo sabía. Pero no lo conseguí.

Me di cuenta de que estaba temblando.

–Mis padres no dijeron nada. Estaban decepcionados. A los cinco años, mi padre sí lo había conseguido. Esperé a que llegara la noche y lloré.

Tras ofrecerse como profesora de francés, nuestra protagonista conoce a Rinri, un nativo de reacciones hieráticas. Empiezan a salir juntos, a conocerse, él le presenta a su familia, suben al monte Fuji... Pero sólo con el tiempo será capaz de penetrar más adentro en su alma, hasta desembocar en una relación amorosa muy peculiar.

A lo largo de la obra se aprenden curiosas costumbres niponas relacionadas con el comportamiento social, la familia o los amigos. Y surgen a menudo situaciones sazonadas de humor cuando esas costumbres topan con el desconocimiento o la incomprensión inicial de la autora.

En suma, una novela amable, bien escrita y perfecta para pasar el rato.

Sayonara.
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 20 de mayo de 2009

La calle del Olvido

La novela del día es La calle del Olvido, de Juan Vilches.
No tardó mucho en aparecer Natalia, tan bella y sensual como siempre, bajo un paraguas azul. Trataba de ocultar su identidad con unas gafas oscuras y un pañuelo a la cabeza. Se acercó hasta él y se miraron en silencio, frente a frente. No hizo falta decir nada. Los ojos hablaban por sí solos.

Natalia, siempre precavida, echó un vistazo a uno y otro lado de la calle. Apenas se veían transeúntes. Y como una pareja más, cogió a Ortiz del brazo y caminaron juntos hasta el portal. El capitán la miró de soslayo y vio que ella sonreía emocionada. Parecía la mujer más feliz del mundo.

Se trata de un dramón ambientado en la España de la posguerra, donde no falta de nada y nada es exactamente lo que parece.

Un crimen cometido en Rusia, malos con halitosis que van a ir derechitos al infierno, espías britanicos, norteamericanos y alemanes envueltos en conspiraciones muy gordas, consejos de ministros que discuten a qué bando favorecer, una expedición aliada cruzando el Atlántico, presta a desembarcar en las Canarias, un juicio de cuyo veredicto podría depender todo el futuro...

Y en la vorágine de los acontecimientos, un héroe con un montón de medallas y pasado traumático, y una bella joven romántica e insatisfecha.

Aunque no se ahorra ciertos tópicos y los personajes pecan de un punto de linealidad, no puedo negar que me ha entretenido bastante. Quedaría muy bien si se hiciera una película.

Hala, a disfrutar.
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 10 de mayo de 2009

Los ucranianos

A la hora de comunicarse por esos mundos, si los conocimientos del idioma son limitados conviene juntarse con un buen intérprete, que refleje fielmente nuestras palabras. No obstante, otras veces es mejor hacer traducciones "libres"...
–Pérez Arana, de Marca. Hablando de fútbol, ¿es cierto que antes de meterse en esta aventura intentó hacerse con la presidencia de la Real?
–Lo niego rotundamente. En cualquier caso, aquí hemos venido a hablar de la trainera representativa de la ciudad, por lo que os ruego que os ciñáis a este tema.
–Ésta va dirigida a Myjaylo, pero puede contestar cualquiera de sus compatriotas. ¿Qué les han parecido San Sebastián, nuestros modos de vida, el paisaje y la gastronomía, seguramente tan distintos a los de ustedes?

Tras la traducción de Olga, contesto Myjaylo en ucraniano:
–La ciudad está bien pero nos cuesta dormir por el ruido. El ayuntamiento debería controlar más a las motos y a los bares. La comida es buena, aunque no tenemos costumbre de pescado.
Olga tradujo:
–Dice que les encanta San Sebastián, una ciudad llena de animación y bullicio. En cuanto a la comida, dice que es excelente y que se están acostumbrando bien al pescado.

José Mari Irizar a Olga:
–Pregúntele por sus compañeros vascos de la trainera. ¿Dan la talla? –se dio cuenta de que Olga podía malinterpretar esta última palabra–. Quiero decir si su nivel deportivo es similar al de ellos.
Respuesta de Andrei:
–Personalmente nos llevamos bien. En lo deportivo, ellos están habituados a remar en el mar, pero nosotros desarrollamos mucha más potencia. Cuando nos acostumbremos a las olas, no habrá color.
Traducción de Olga:
–La relación personal enre los dos grupos es magnífica. Nuestros estilos son diferentes pero vamos aprendiendo unos de otros. Esperamos superarles en la próxima temporada.

Los ucranianos, de Rafael Aguirre, es un ejercicio de fino humor. Un empresario del sector de la construcción, con más tentáculos que un calamar, decide que ya es hora de hacerse un nombre público para aprovechar su fortuna. Para ello lanza una iniciativa rompedora en el proceloso mundo de... las regatas de traineras del Cantábrico. Contratará a los mejores remeros, todos ellos medallistas olímpicos por equipos, y los entrenará para que compitan por San Sebastián (junto con tres vascos, por el tema de la imagen). Esos ejemplares de hercúlea constitución física se encuentran en Ucrania, de manera que organiza su traslado a la ciudad donostiarra, acompañados de novias y bagajes, mientras él se mueve para que el proyecto se convierta en algo grande, capaz de despertar esperanzas, de devolver a la hermosa ciudad algo de lo que ha recibido de ella durante su exitosa carrera profesional. Y quizá, sólo quizá, iniciar una nueva carrera de forma altruista. ¿Presidente de la Real Sociedad? ¿Alcalde?...

Veremos en esta novela los tejemanejes de la política, de los negocios que se cierran en cotos de caza, de los arreglillos con sindicatos o ecologistas, del deporte y de la vida familiar del protagonista. También veremos a uno de los componentes del equipo convertirse en estrella de un culebrón televisivo, a otros abrir un restaurante de su cocina típica o, dada su buena planta, disfrutar de un éxito palpable con las jóvenes (y no tan jóvenes) guipuzcoanas. Y es que al final, sólo hay dos idiomas con los que no se hace el ridículo: el del dinero y el del amor. Bueno, algunas veces sí...

Pues eso, recomendado con simpatía.
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 3 de mayo de 2009

Cuentos del pueblo judío

En Cuentos del pueblo judío, una compilación de Ben Zimet a partir de textos tradicionales jasídicos, asquenazíes y sefarditas, la mirada satírica más allá de los problemas del momento, siempre nuevos, siempre los mismos, es el motor de la narración. Y su escenario habitual la villa de Khelm, en Polonia. Parece que sus habitantes tenían fama de ser... mmmm, especiales.
Un día, Aza'a Schlemil fue convocado por la gran Asamblea de los Grandes Sabios de Khelm para informar de su reciente viaje a África.
–Hacía tanto calor –dijo Aza'a–, que la gente no podía soportar la ropa y andaba totalmente desnuda.
–Pero entonces –dijo uno de los mayores Sabios–, sin su ropa, ¿cómo se las arreglaban para distinguir a los hombres de las mujeres?
Breve recomendación del día. Y si queremos disfrutar todavía un poco más, podemos poner algo de klezmer, qué caramba.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...