miércoles, 23 de diciembre de 2009

Bella figlia dell’amore...

Voy caminando por la calle, bajo un airecillo serrano que presagia todos los males de garganta habidos y por haber. De improviso, una señorita de agradables rasgos surge a mano izquierda, y con una cadencia de paso que denota más prisa que la mía, se sitúa unos metros por delante. Me han explicado los entendidos en ciclismo que en un pelotón es bueno que otro corredor vaya cortando el viento, para evitar su impacto directo en carnes propias. De manera que me aplico el cuento y me pongo a chupar rueda.

Agradables rasgos y aparato locomotor de larga zancada, decía. Añadidos a una ondulante cabellera digna de un anuncio de champú, silueta de perfectas proporciones euclidianas, gusto y elegancia en el vestir... Lo que viene a ser un buen porte general. Algunos conciudadanos que se cruzan en nuestro camino giran la cabeza para sacar sus propias conclusiones científicas.

Si hubiera sido el verdiano duque de Mantua, le habría dedicado eso de Bella figlia dell’amore, schiavo son de’ vezzi tuoi. Como no lo soy, pienso en dedicarle una entrada del blog, cuyo contenido me pongo a cavilar. Una oda quedaría apropiada: Oh tú, delicada ninfa, náyade de belleza inaudita, nereida que ante simples mortales te presentas... Algo por el estilo. ¿Qué rima con inaudita? ¿Afrodita?




Ah, ya estoy nuevamente a su vera, tenemos el semáforo cerrado y hay que esperar. Hum, qué sonido tan peculiar está haciendo con la epiglotis, parece tal que, tal que... No, qué va, imposible, debo de tener los oídos atrofiados. Aunque... ¿por qué inclina ahora la cabeza hacia el suelo? ¿Se le habrá caído algo?

Tras la sonora preparación, cierto material orgánico desechable, que algunos llaman gargajo y otros esputo, sale expulsado de su linda garganta, atreviéndose a rozar sus exquisitamente perfilados labios, para acabar descansando sobre la vía pública, en flagrante atentado contra toda ordenanza municipal. Pero entonces... ¿no se trata de un ser etéreo, feérico, divino? ¡Oooooh!

Traumatizado testigo de una acción carente de la más mínima gracia, poco higiénica y absolutamente nada cívica, siento descender el nivel de mi termómetro platónico. No es que llegue hasta la suela del zapato, pero queda bastante bajo. Moraleja: debe de ser por tanto cierto eso de que no hay que juzgar las cosas por su envoltorio. Ni a las personas. Qué pena...
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8 comentarios:

Menda. dijo...

Jjajajaajja, jajajajjajaja!!!!!!!! Qué grande eres!!!!!!


Mejor me callo, que perdería todo mi encanto.


Por cierto, inaudita rima con cortita, ajajajajjaa.

La Dame Masquée dijo...

Ve, monsieur? Es lo que yo digo: no conviene embalarse asi a primera vista, porque luego pasan esas cosas.
Que lastima, con el poema tan hermoso que estaba a punto de brotar!

Buenas noches, monsieur

Bisous

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Muuuy buenoo!! Ja ja ja
Cariños!

PABLO FRANKO dijo...

Con "inaudita" rima "saudita", creo. Y le digo caballero de noble armadura, un gargajo o esputo no puede marcar el fin del platonismo hacia tan bella ninfa como describe. Pudo haber sido peor, disculpe que sea escatológico pero un gargajo queda allí en la vereda, y en la vereda de enfrente ya nadie se acuerde, ahora imagine que la dama con igual impunidad, dejara a su lado un flato. Eso si es horrible e irremontable. De todos modos, finalmente le dedicó el post a la bella ninfa y aqui estamos todos opinando. Un abrazo colega y que pase un bonita nochebuena.

Netomancia dijo...

"Maldita"! Queda bien "bonita" para rimar con "inaudita".
Don Mannelig, muy felices fiestas!

Lola Mariné dijo...

Bueno, nadie es perfecto...
Feliz navidad.

´´Saray´´ dijo...

Qué horror...´´Aunque la mona se vista de seda...´´ Pobrecillo, tu amor platónico resultó ser bastante machorra.
Espero que hayas disfrutado de la Navidad :)

Mai Puvin dijo...

Qué desagradable!!! Y qué genio cómo lo contás!!!... Mientras lo leía e imaginaba sensaciones (tuyas) iba a jugar con mi conocida modestia y decirte que era yo, pero NO, definitivamente no lo era!!! Jajajajajajajaja

Mañana te cuento por donde camino... por ahí me gano una oda... a la sin nombre!

Estoy de regreso, te extrañé... me hizo falta tu luz. Sos como mi Pantene... ¡Nunca dejes de brillar!

Besazos y Felicidades.