sábado, 7 de noviembre de 2009

La mecánica del corazón

Jack acaba de nacer en Edimburgo, la noche más fría de la historia, en una cabaña sobre la cima del Arthur's Seat. La doctora Madeleine consigue que sobreviva uniendo un reloj de cuco a su aparentemente dañado corazón. Allí le abandona su madre y ese será el hogar en el que crezca, entre redomas y objetos llenos de magia, bajo la tutela de su salvadora y en compañía de Anna y Luna, dos prostitutas, y Arthur, un viejo borrachín.

No es nada fácil ser diferente, con esas agujas que sobresalen de su pecho, ese sonido que surge de dentro, esos engranajes a los que hay que dar cuerda cada día. No, hay pocas cosas que jueguen a su favor. Sin embargo, el pequeño Jack quiere ser como los demás, no desea quedarse encerrado sin ver el mundo, y convence a la doctora para que le lleve un día a visitar la ciudad.

Ay, ¿quién es esa criatura que baila en la calle? ¿De quién es esa voz que canta, acelerando de forma tan evidente la maquinaria de su reloj? Lleva un vestido de plumas de ave, su cabello es largo y ondulado, su nariz chiquitilla y sus ojos inmensos, aunque los guiñe por no ponerse las gafas, que le serían muy útiles para no tropezar. Miss Acacia...
Mi corazón sigue acelerado, me cuesta retomar el aliento. Tengo la impresión de que el reloj se hincha y va a salir expulsado por mi garganta. ¿Qué tiene esta muchacha que me provoca estos sentimientos? ¿Está hecha de chocolate? Pero, ¿qué me ocurre?

Que sí, vale, de acuerdo, que después de La mecánica del corazón de Mathias Malzieu, ese cuento para niños grandes, como lo llaman, me comprometo a leer inmediatamente algo que lo compense. Yo qué sé, sobre dinosaurios, rayos láser, combates de boxeo, me da igual. Hasta compraré la prensa económica cada mañana, si es necesario para redimirme. Y sin embargo, aquí entre nosotros, ¡qué bonito!
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comentarios:

Luis dijo...

Tal y como lo comentas no me va a quedar otra opción que leer ese cuento para mayores.
A cambio te propongo que leas algo de un tal Dino Buzzatti. Los títulos que yo recuerdo haber leído son:: el secreto del bosque viejo, Un amor y La famosa invasión de Sicilia por los osos.
Ya me contarás.
Un saludo

Lola Mariné dijo...

La verdad es que de la manera que lo cuentas dan ganas de salir corriendo a por el libro.
Buen finde.

Luis García Vegas dijo...

Es ovbio que la portada lo dice todo...

Saludos desde Valladolid,

Luis