lunes, 12 de octubre de 2009

Khajuraho

Hilera tras hilera, paseé la vista por los altorrelieves que cubren los templos de Khajuraho.

El complejo es especialmente famoso por las escenas eróticas, talladas alrededor del año 1000 de nuestra era. Aunque algunas me parecieron un tanto complejas de llevar a la práctica, la verdad. Por lo de la flexibilidad y eso.

Me fijé asimismo en otras figuras: dromedarios, caballos, elefantes, innumerables guerreros de a pie que mostraban la potencia del ejército de aquel reino.

Avanzaban con apariencia imparable, si bien un detalle me llamó la atención: en lugar de expresiones marciales, las caras de felicidad eran la tónica general. ¿Realmente habían estado todos tan contentos de ser llamados a filas?

Lo entendí algo mejor al observar que uno de los pétreos soldados se aferraba a la grupa de un caballo y… Pues debía de ser yegua alazana, al fin y al cabo.

Con la curiosidad a flor de piel ante tanta liberalidad artística, empecé a cavilar: claro, durante las campañas los pobres mílites se sentían muy solos. Lejos de sus casas, cada día marcha que te marcha, de alguna manera tenían que dar salida a sus viriles impulsos.

Parece que los de caballería tenían soluciones para ello. Puede que los de infantería también, ya que caminaban muy pegaditos a sus compañeros, en apretadas cohortes. Pero, ¿y las tropas de elefantería? ¿Cómo...?

Atendiendo a las sonrisas que mostraban incluso los grandes paquidermos, algún modo habían hallado.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7 comentarios:

Posmoderna dijo...

uuffff un poco de imaginacion le falta a muchos hombres hoy en dia.

Pero siempre guardando la compostura, mira que si termina con una paralisis no es muy divertido que digamos.

muchos saludos

y gracias!

Luís dijo...

Y nosotros pagando para hacer contorsiones y ejercicios de circo en los gimnasios y demás cursillos de fin de semana... cuando ya ves amigo, a uno le llamaban a filas y le ponían al día en un montón de agradables menesteres.
Un saludo

Netomancia dijo...

Lo que se puede reflexionar a partir de la historia, no? Jaja. Qué lindo debe ser contemplar de cerca todo eso, un abrazo don Mannelig.

yoyoyo dijo...

La elefantería? interesante cuerpo ese para servir.

Luís dijo...

Se me olvidó decirte en el comentario anterior que he leído el libro de Mankell que recomendabas "El secreto de fuego" y me ha dejado tan impresionado y gustado tanto que ya tengo encargado el segundo en la biblioteca.
Gracias por tu recomendaciones.

Anabel Botella dijo...

Ese posible no si es para imaginarlo, pero las marchas dan para mucho. Ya se sabe que los griegos tenían relaciones entre ellos cuando iban de campaña, hasta el mismo Alejandro ¿No?
saludos desde La ventana de los sueños.

Ivan Ignacio dijo...

Que interesante! Muy buen post!