viernes, 11 de septiembre de 2009

La niña

Me pregunta una compañera de trabajo: ¿A ti no te he contado lo de la niña de la habitación? No sé… Pues que mi hijo ve a una niña en la habitación de casa. Ajá. Y si le preguntamos dónde está, señala en una dirección y contesta: ahí. Pero ahí no hay nadie. La amiga invisible, vamos. Una vez estaba dándole de comer y dijo que había venido la niña, imagina qué salto pegué. Lo imagino. Porque cuando empezó, tenía el crío dos años, a esa edad no se puede mentir. Seguro que no. Mi marido tomó una foto y se veían unos círculos luminosos, como si se hubiera reflejado una ventana o el espejo del armario. Me los estás poniendo de corbata. Y si le enseñas libros de Disney con dibujos, también habla de ella. En concreto, si sale el hada de Pinocho, con sus alitas y su vestido azul. ¡La niña, la niña!, exclama enseguida. ¿El hada de…? Bueno, mientras no nos haga nada a ninguno de los tres, a mí me da igual. ¿Tú que piensas? Mira, sólo un consejo, por si acaso. En caso de duda, nunca, nunca vayas hacia la luz…



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8 comentarios:

Winnie0 dijo...

No puedo ni leer la entrada sin que se me ponga la carne de gallina...me dá un yuyu esa niña....SUSTO jaja Besos

PABLO FRANKO dijo...

Oiga, es viernes a la noche y estoy solo en casa. Leo su post y tengo la mala idea de poner la música. Llego hasta el segudo 35 y apago. Me ha entrado el miedo. Buscando aire, miro por la ventana y me quedo observando una fiesta chevere que hay en la casa de enfrente. No pienso mirar para adentro... esa niña me ha perturbado.

Mai Puvin dijo...

No me dio temor, al contrario... ojala una niña se aparezca por casa o una anciana para charlar con ella... siempre pienso en eso. ¿Por qué no ir hacia la luz?... siempre hay que ir hacia la luz... no hay otro camino.

Besotes y muy buen post.

(Ahora sale Mannelig diciendo: "Esta Mai Puvin está más loca de lo que siempre pensé"!)

Elena dijo...

Uf, qué miedo me han dado siempre los fantasmas de niños. Todavía me acuerdo de la película de "Al final de la escalera", con el chapoteo del niño en la bañera y la dichosa pelotita bajando por la escalera. No me gustaría nada que un día mi hijo/a viniese contándome algo parecido...

Un saludo

Lola Mariné dijo...

¡Uff! que yuyu me dan esos niños raros de las pelis...

TitoCarlos dijo...

Jeje!, no vayas hacia la luz...
A mí me empieza el niño con esas y le hablo del ogro comeniños y del hombre del saco.

Un abrazo mio... y del otro.

Netomancia dijo...

Estas son historias lindas de escuchar, envolventes como todo lo relacionado a lo sobrenatural, lo que creemos imposible. Claro que si nos pasara más allá del relato narrado, vaya a saber uno como reaccionaríamos.

Pikajoso dijo...

el cine de terror esta de capa caida.

parece mentira q de pequeños nos impresionasen tanto ciertas pelis.



hola maneling, hemos "revolvido"