lunes, 21 de septiembre de 2009

Eternidad

Mis ojos siguieron a un pequeño barco que se alejaba de la costa. El cielo era de acero, con jirones de luz intentando romper su cerco, casi exangües. Con cada empuje de las olas, con cada golpe de respiración de la marea, las aguas componían su mensaje sonoro, siempre el mismo, siempre diferente. Notas primigenias, acordes eternos, como aquellos que duermen ocultos dentro de nosotros, procedentes de lo que no es memoria, de lo que en algún momento no fue aún conciencia de existir, pero tampoco la nada. Como la música que debimos de escuchar nada más nacer, y quizá volveremos a hacerlo en nuestro viaje de retorno…



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Monsieur, que dificil debe de resultarle a un pirata como usted, que se nutre de los sonidos del mar, el hecho de vivir en Madrid!
Encuentra usted donde navegar?

Buenas noches, monsieur

Bisous

Luís dijo...

"acordes eternos, como aquellos que duermen ocultos dentro de nosotros, procedentes de lo que no es memoria, de lo que en algún momento no fue aún conciencia de existir, pero tampoco la nada". Por esta fabulosa descripción merece la pena haber llegado a este lugar. Sublime Mannelig.
Y que voy a decir de la música de Clara montes.
Gracias por compartir y permitirnos leer.
Un abrazo.

Menda. dijo...

Oivá............me ha gustado(mucho). Y que yo diga eso no es fácil.

Qué tendrá el mar que hace que los ojos se vuelvan prófugos....

Angus dijo...

Me gusta.

Lola Mariné dijo...

Mu bonico.
El mar es una gran fuente de inspiración y tu sabes sacarle partido.

CLARO DE LUNA dijo...

tus palabras me transportan hacia ese lugar maravilloso... es como si escuchara esa hermosa melodía