domingo, 27 de septiembre de 2009

Amatenango del Valle

Nuestro guía en Chiapas, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México, hacía numerosos comentarios sobre la historia, la geografía y la sociedad de la zona. Ciertamente se trata de un destino muy interesante, una muestra de los contrastes que tanto la naturaleza como la mano del hombre ofrecen en este país norteamericano.

Después de un día visitando parajes pintorescos, nos detuvimos en un pueblecito donde varias indígenas tzeltales ofrecían muestras de artesanía alfarera. El profesor inició una disertación sobre las costumbres de esa comunidad, tradicionalmente poco conectada con la "civilización". La falta de infraestructuras, la falta de desarrollo, la falta de interés del Gobierno, etc., etc. Y de repente sonó un teléfono móvil, una de las vendedoras echó mano a los pliegues de su ropa y extrajo un modelo de última generación.

Nuestro cicerone abrió mucho los ojos, mientras el pequeño grupo de viajeros permanecíamos a su alrededor en un silencio ligeramente escéptico. «No se lo van a creer en el Departamento de Antropología, no se lo van a creer», musitó al fin.

Y es que el mundo ya no es lo que era.



Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Yo, que soy tan barroca, muchas veces pongo la misma cara que el, y tampoco me lo creo.
Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad. Pero que quiere que le diga, yo prefiero mi viejo carruaje. Las cosas tenian otro charme.

Buenas noches, monsieur

Bisous

Mai Puvin dijo...

¡Qué increíble!... Estás hablando en serio o es unos de esos errores garrafales que se comenten en el cine donde en una película de época encienden un cigarrillo con un moderno u ochentodo encendedor bic???

Un abrazote ¡Qué facilidad tenés para descolocarme!

Winnie0 dijo...

Es que las ciencias adelantan que son una barbaridad..jaja Besos

J.Ke dijo...

esssstaaaafaaaaa

Menda. dijo...

Y lo que yo me alegro de que la gente aún se sorprenda. (Si ve el mío, lo haría, seguro...reliquia est.)

RECOMENZAR dijo...

Me ha encantado tu escribir vendré por mas letras

J.Ke dijo...

uyyyy..¡¡q no te extrañe!!

Igual eran parte del decorado de la ultima de Idsiana Jones o Cocodrilo dandi!!!

PABLO FRANKO dijo...

Estos son algunos trucos de la globalización estimado Mannelig . Esto me hace acordar cuando voy a ver a los artistas callejeros con mi hija, les dejamos unas monedas en su gorra y luego ellos se van en sus autos y nosotros en nuestras bicicletas.Juuuas.

CLARO DE LUNA dijo...

gracias por visitar nuevamente mi blog..
hay tantas cosas que no se pero al leerte aprendo mucho...
gracias por eso.
besos.lau

TitoCarlos dijo...

Y seguro que vendía sus trabajos por internet... a través de un blog.