domingo, 3 de mayo de 2009

Cuentos del pueblo judío

Parece que los habitantes de la villa de Khelm, en Polonia, tenían fama de ser... mmmm, especiales.
Un día, Aza'a Schlemil fue convocado por la gran Asamblea de los Grandes Sabios de Khelm para informar de su reciente viaje a África.
–Hacía tanto calor –dijo Aza'a–, que la gente no podía soportar la ropa y andaba totalmente desnuda.
–Pero entonces –dijo uno de los mayores Sabios–, sin su ropa, ¿cómo se las arreglaban para distinguir a los hombres de las mujeres?

En Cuentos del pueblo judío, de Ben Zimet, tendremos numerosas ocasiones de conocerlos más de cerca. A ellos y sus asombrosas historias.

Ah, las grandes preguntas. Los grandes problemas y alegrías de la existencia. Siempre nuevos, siempre los mismos…

Enraizados en siglos de narración oral y compilados a partir de tradiciones jasídicas, asquenazíes y sefarditas, la lección de estos cuentos, lo que nos transmiten con mirada humorística, es el convencimiento de que la verdadera sabiduría es bastante diferente de la que se proclama con bombo.

Breve recomendación del día. Y si queremos disfrutar todavía un poco más, no olvidemos darle a las corcheas para que suene algo de klezmer, qué caramba.
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario:

Lola Mariné dijo...

El sentido del humor es fundamental en la vida, y reirse de uno mismo es la mejor manera de evitar que los demás se rian de ti y en cambio lo hagan contigo.
Saludos.