miércoles, 25 de marzo de 2009

El Kama Sutra de la oficina

Me pregunta una compañera de trabajo si estoy enfadado. Con extrañeza, levanto la mirada del monitor. ¿Es que acaso se me ve mustio, ojeroso, falto de vitamina D?

¡Ah, no, no puede ser! ¡Pero si ya es primavera! ¡Esto tiene que bullir con la llamada de la vida, con el grito de la jungla, con las flores abriéndose exuberantes, preludio de jugosos frutos, con los perfumes de la naturaleza inundando las pituitarias...!

Mientras tanto, me viene a las mientes una referencia literaria: el Kama Sutra de la oficina, de Julianne Balmain.

¿Qué pasa? ¿Es que nadie conoce las inmensas posibilidades de la fotocopiadora o el ascensor?

¿Y qué decir del ratón, ese invento multiusos, o los sujetapapeles en el lóbulo de la oreja?

¿Y la danza de las mil notas adhesivas?

Tampoco es que llegue a desternillante, pero en fin, es bastante simpático el librillo este. Sobre todo, nos debería servir para ser humildes, para recordarnos que nuestra sabiduría es siempre limitada y conviene aprender algo nuevo cada día.

Venga, no os quedéis ahí como pasmarotes, que la primavera fluya también por vuestras venas.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El Kamasutra en la oficina?
Por Dios!!!! no puedo con esto, que soy menor y estamos en horario infantil.........

Lola Mariné dijo...

Y yo que creía que trabajar en una oficina era aburrido...

Anónimo dijo...

He trabajado durante cuarenta y muchos años en una misma empresa aunque con cambios de negociado y en cualquier lugar hay un poco de todo, pero todo se repite en cualquier lado.
Ahora que me jubilé me dedico a ponerme cada mañana una gabardina y me voy al parque por si acaso puedo...
PAZ

Martikka dijo...

Pues con el día que hace hoy (nublado, lluvioso), creo que me quedo aquí un rato, leyendo tus entradas!